Modelo de usura “Gota a Gota“ pone en la mira a colombianos en México

El Gota a Gota se llama así porque van dejando a la gente sin dinero poco a poco
Modelo de usura “Gota a Gota“ pone en la mira a colombianos en México
4 colombianos fueron asesinados en México.
Foto: Getty Images

MÉXICO.- En el invierno del 2015, cinco colombianos aparecieron ejecutados de manera sospechosa en Xalapa, la capital del estado de Veracruz, acusados de ser parte de una red de usura conocida como el “Gota a Gota“ sobre la que hasta entonces se conocía poco salvo que llevó a la tumba a esos sudamericanos de origen humilde.

Desde entonces  las autoridades mexicanas iniciaron un operativo “Platino“ en contra del desmantelamiento de la red de bandas que se extendieron por 24 estados del sur y centro del país para ofrecer a pequeños comerciantes y gente con urgencias económicas  créditos exprés en un rango de 150 a 1, 500 dólares mensuales, en su equivalente en pesos.

El Gota a Gota inició en Medellín como un negocio ilegal de créditos con tasas de interés que alcanzan el 240% anual (20% mensual) que se pagan en abonos diarios y forman parte de las actividades delictivas de organizaciones dedicadas  en el tráfico de drogas, lavado de dinero y extorsión, según reveló información del Instituto Nacional de Migración (INM) y la Secretaría de Gobernación.

Ambas dependencias del gobierno federal detallaron en medios locales que en 2015 se capturaron  a 54 integrantes; en  2016,  61 y hasta junio de este años 32 del total de 809 colombianos deportados en los últimos dos años.

El INM calcula que al menos 1,800 extranjeros han estado operando como directivos, supervisores, vendedores y cobradores por la buena y por la mala con despojos, secuestros extorsiones, amenazas y hasta asesinatos.

La red de prestamistas, como en toda organización, tiene su eslabón más débil en el escalón más bajo de la pirámide como en el caso de los cobradores que aparecieron muertos en Veracruz.

“Uno trabaja cobrando lo del gota, pero también se le paga a la Policía, a la Migración en el aeropuerto para que lo dejen entrar. Es un negocio redondo. Llevo cuatro años en esto. A uno lo contactan y le preguntan si quiere laborar. Lo mandan a sacar el pasaporte, luego el patrón le compra los tiquetes. Todo se lo prestan: lo del vuelo y la vacuna a la llegada”, relató uno de los trabajadores del Gota a Gota al periódico colombiano La Patria.

Sin la protección de grupos aliados, el Gota a Gota no podría funcionar. Según el informe del INM, tan sólo en la CDMX estaban protegidos por el cartel de Tláhuac —antes de que su dirigente fuera abatido— y el grupo criminal La Unión de Tepito.

Un análisis de la organización civil estadounidense InSight Crime, escrito por Parker Asmann, lamentó que las redes de usura colombianas, que se remontan a la década de 1980, hayan expandiendo su presencia por toda Latinoamérica en los últimos años.

Esta tendencia es comprensible, dado que el esquema tiene una serie de ventajas claves: el costo de montar la operación es relativamente bajo, el modelo puede replicarse en cualquier lugar y, quizás lo más importante, puede usarse para blanquear ganancias criminales”.