El vecindario de Coffey Park carecía de regulaciones contra incendios

Este barrio estaba fuera de la zona de alto riesgo por incendio delimitada para Santa Rosa

El vecindario de Coffey Park carecía de regulaciones contra incendios
El barrio de Coffey Park ha quedado completamente arrasado por el fuego
Foto: ELIJAH NOUVELAGE / AFP/Getty Images

La imagen del vecindario Coffey Park (Santa Rosa) completamente arrasado por las llamas a excepción, curiosamente, de unos cuantos árboles en pie se hizo viral en internet como icono de la voracidad de los fuegos que ya han quemado más de 200,000 hectáreas al norte de California: donde antes había viviendas, circulaban autos, existía vida; no quedaba nada. 

Ante la extrema desolación funcionarios señalan ahora que este vecindario no estaba dentro de la zona de peligro por incendios “muy grave” oficialmente delimitada para Santa Rosa, la cual se sitúa al norte y al este de la ciudad, al otro lado de la autopista 101, según los mapas diseñados recientemente por los bomberos de California.

Al no estar considerada zona de riesgo, entre otras razones por considerarse un entorno urbano, este barrio estaba exento de las regulaciones diseñadas para hacer que los edificios sean resistentes al fuego.

“Una vez que llegas a una área de alta densidad es cartografiada como zona urbana y se considera que no se puede incendiar“, dijo Max Moritz, especialista en incendios de la Unviersidad de California, “las zonas de peligro de incendio ahora deben reformularse con más consideración por el impacto de los incendios forestales en áreas desarrolladas”.

“Las revisiones de los mapas de peligros están en curso e incorporarán lecciones del fuego de Tubbs”, afirmó Dave Sapsis, especialista del Programa de Investigación del Programa de Evaluación de Incendios y Recursos del estado, la unidad de Cal Fire que mapea zonas de peligro de incendio.

“Creo que cuando volvamos a realizar los mapas vamos a disponer de nuevos datos que potencialmente podrían expandir estas zonas de alto riesgo a áreas que no estaban incluidas“, explicó Sapsis.

Aunque se requerirá un examen forense para comprender exactamente qué sucedió en Coffey Park, los árboles sin quemar sugieren a los expertos que la causa no fue un frente gigantesco de llamas procedente de las colinas cercanas, sino ascuas que se propagaron de un edificio a otro.