Indignación: republicanos aprueban ley que protege a los bancos de demandas de usuarios estafados

Wall Street celebra mientras nuevamente los usuarios quedan a merced de las poderosas entidades financieras

Guía de Regalos

Indignación: republicanos aprueban ley que protege a los bancos de demandas de usuarios estafados
Los legisladores demócratas criticaron fuertemente la aprobación de esta ley
Foto: Chip Somodevilla / Getty Images

Mientras el país sigue inmerso en los distintos escándalos que salpican al presidente Donald Trump una controvertida ley aprobada gracias al vicepresidente Mike Pence deja indefenso a los usuarios de los bancos mientras hace a estos prácticamente intocables.

La aprobación en el Senado de una medida que impide que los consumidores demanden de manera conjunta a sus bancos o compañías de tarjetas de crédito fue criticada hoy duramente por los demócratas por favorecer a Wall Street frente a los ciudadanos.

La norma, impulsada por los republicanos y que se aprobó gracias al voto de desempate del vicepresidente, Mike Pence, da marcha a atrás a una de las regulaciones respaldadas por la Oficina de Protección al Consumidor (CFPB).

El vicepresidente del país es el presidente formal del Senado, que cuenta con 100 miembros, y su voto permite inclinar la balanza en caso de empate.

La norma del CFPB buscaba proteger a los consumidores frente a una cláusula habitual que las entidades financieras incluyen en sus contratos y que impedía a sus clientes presentar demandas colectivas en su contra.

Antes de su entrada en vigor, apuntó la agencia gubernamental, las entidades financieras podían “esquivar el sistema judicial” y forzaban a los clientes a dar por perdida la reclamación o hacerlo únicamente de manera individual.

“El voto de anoche es un gran paso atrás para todos los consumidores de este país. Wall Street ganó y la gente común perdió”, dijo en un comunicado Richard Cordray, director de la CFPB, agencia creada en 2011 por el ex presidente Barack Obama.

La legislación, que pasa ahora a la Casa Blanca, donde se espera que sea ratificada por el presidente Donald Trump, forma parte del esfuerzo de los republicanos por desmontar las regulaciones aplicadas para fortalecer el sistema financiero tras la crisis de 2008-10.

La Casa Blanca aplaudió hoy el voto del Senado, por considerar que “esta norma de la CFPB no protege a los consumidores ni sirve al interés público”.

Trump ha insistido en que esta cuestión es una de sus prioridades al asegurar que el exceso de regulación financiera daña la competitividad y reduce el flujo de crédito.

Por su parte, los legisladores demócratas criticaron con dureza la propuesta.

“Es un gran beso húmedo a Wall Street”, subrayó en el pleno de la cámara Elizabeth Warren, senadora demócrata por Massachusetts y una de las figuras del ala más progresista del partido.