Trump es su mayor admirador y así lo demuestra

No importa lo que digan, ante sus ojos todo son éxitos
Trump es su mayor admirador y así lo demuestra
Trump se adelanta a sus críticos felicitándose una y otra vez a sí mismo
Foto: ERIK DE CASTRO / Getty Images

A pesar de que muchos analistas políticos dentro y fuera de los Estados Unidos calificaron la gira del presidente Trump por Asia como problemática y bochornosa, el presidente al llegar al suelo americano hizo lo que mejor sabe hacer: felicitarse al si mismo.

En una esperada rueda de prensa el presidente, Donald Trump, calificó como un “tremendo éxito” su reciente gira en Asia, que le llevó a Japón, Corea del Sur, China, Vietnam y Filipinas, y aseguró que en ella “el mundo vio a unos EEUU fuertes y confiados”.

En un discurso desde la Casa Blanca un día después de regresar del viaje de 12 días, Trump subrayó que “el mundo vio a unos EEUU fuertes, orgullosos y confiados”.

El mandatario señaló que los desafíos que encara Washington a nivel mundial fueron “heredados” de pasados gobiernos, a los que no citó.

Estos retos, afirmó, son fruto de “errores nacidos de la indiferencia y la negligencia (…) o de un pensamiento ingenuo y juicios equivocados”.

Se trata de la primera intervención pública de Trump tras su gura asiática y en ella comentó las diferentes paradas de su viaje, que calificó de “tremendo éxito” y en el que aseguró se había recuperado el “respeto” por EEUU.

Por otro parte el presidente Trump salio a sacar pecho en las redes sociales por haber ayudado a tres ciudadanos americanos acusados de robo en China.

Trump, reclamó hoy el mérito por la liberación de tres jugadores estadounidenses de baloncesto universitario que habían sido detenidos en China por hurto, al asegurar que gracias a él han evitado “10 años de cárcel” en el país asiático.

“¿Creen que los tres jugadores de baloncesto de UCLA dirán gracias presidente Trump? ¡Les iban a caer 10 años de cárcel!”, escribió Trump en su cuenta oficial de Twitter.

Los tres jugadores de los Bruins, el equipo de baloncesto de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA, en inglés), llegaron a última hora de este martes a esa ciudad, casi una semana después de haber sido detenidos y acusados de robar gafas de sol de diseño en una tienda de la ciudad china de Hangzhou.

Trump, que acaba de regresar de una gira de trece días por Asia, visitó Pekín poco después de que los jóvenes estadounidenses fueran detenidos, y habló del tema con el presidente chino, Xi Jinping.

“Cuando me enteré del tema, hace dos días, tuve una gran conversación con el presidente Xi”, aseguró Trump este martes a los periodistas que le acompañaban en el trayecto de vuelta de su gira asiática.

“Lo que hicieron (los deportistas) fue desafortunado. Saben, estamos hablando de sentencias de prisión muy largas. (Los chinos) no se andan con juegos”, agregó.

El presidente aseguró que Xi le estaba ayudando a resolver el caso y que había actuado de forma “fantástica en este asunto”.

“Pero esto no es algo que debiera haber ocurrido”, añadió Trump.

El caso generó atención mediática en parte porque uno de los afectados es el hermano menor de Lonzo Ball, la nueva estrella de los Angeles Lakers, que el pasado fin de semana se convirtió en el jugador más joven en la historia de la NBA en conseguir como profesional su primer “triple-doble” (dos dígitos en tres estadísticas de puntos, rebotes, tapones, asistencias o recuperaciones).