Y usted… ¿Cómo da las gracias?

Un día para no estar solo y tener en la mente a quienes pasan necesidades

Guía de Regalos

Y usted… ¿Cómo da las gracias?
Es tiempo de agradecimiento y ayuda a los demás.
Foto: /Shutterstock

Si hay una celebración que me gusta es la de Acción de Gracias. Y aunque la práctica del agradecimiento debe ser diaria y no anual, me parece que este tercer jueves de noviembre todo lo hace más generoso, bondadoso, dulce, sincero y alegre.

Mi primer Thanksgiving en USA no fue con pavo sino con lechón. Y en Hialeah, Florida, para ser más exactos. Lourdes, una compañera de mi primer trabajo en la revista “Cosmpolitan” me dijo: “Te invito a cenar a casa de mis padres. Este día uno nunca lo debe pasar solo”.

Treinta y un Thansgiving después sigo pensando lo mismo. Este año, por ejemplo, mi hija le ha agregado otro día de celebración a la semana con el “Friendsgiving” y yo soy la más ilusionada con ver esa mesa llena de amigos celebrando.

Y es que estoy absolutamente convencida de que ser agradecido multiplica el optimismo, la prosperidad, la fe y como consecuencia la gente se vuelve más feliz.

Cuando uno cuenta sus bendiciones le entrega espacio al Universo para que vengan más. Y si usted que me está leyendo, cree que no tiene mucho que agradecer y que este año ha sido particularmente difícil, sólo piense que el sólo hecho de tener visión para leer esto ya es un motivo para agradecer.

Hay mucho que no pueden hacerlo.

No hay un solo día de mi vida que yo no agradezca. Y por las cosas menos pensadas. Agradezco por tener sábanas, jabón, dos manos, agua, techo y pan… Agradezco tanto que lo hago incluso por escrito y antes de que las cosas sucedan. Las doy por hecho.

Esta semana, las palabras de un niño venezolano en el Noticiero de Univision me hicieron agradecer con dolor. Con una voz débil y amarradita a un hilo de ilusión el nińo contó que soñaba con comer carne…. pollo.

Pero en Venezuela, entre otras cosas, no hay ni carne ni pollo y los niños se están muriendo de hambre.

Este jueves, cuando usted y yo estemos sentados en una mesa llena de comida y agradecimiento hay que pensar en los que no tienen. Y no sólo para dar gracias sino para multiplicar nuestra generosidad y ayudarlos.

Porque la generosidad con otros siempre será la mejor manera de dar las gracias.

Sobre la autora

Luz María Doria es inmigrante colombiana, periodista, productora ejecutiva de Despierta América y autora del libro “La Mujer de mis Sueños”. Podrán encontrar su columna cada lunes en nuestro diario impreso y en este sitio web.