Siete consejos para protegerse contra el humo de incendios forestales

Los adultos mayores, las mujeres embarazadas y los niños corren los mayores riesgos de salud

Guía de Regalos

Siete consejos para protegerse contra el humo de incendios forestales
Una guardia de cruce escolar en Santa Mónica utiliza una máscara para protegerse del humo.
Foto: Sofia Zermoglio / La Opinión

El humo de incendios forestales puede ser altamente dañino para la salud. Por ello las autoridades en muchas zonas que no corren peligro por incendios también cerraron las escuelas, tal como en la ciudad de Santa Mónica, cuyos residentes hoy amanecieron con el aire lleno de cenizas.

El humo de incendios forestales está compuesto de una mezcla de gases y partículas pequeñas que emanan la vegetación, los materiales de construcción y otros materiales al quemarse. Como señalan los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), el humo puede irritar el aparato respiratorio y agravar las enfermedades cardiacas y pulmonares crónicas. Respirar el humo también puede conllevar a otros problemas de salud, entre ellos:

  • dificultad para respirar normalmente
  • ardor en los ojos
  • irritación en la garganta
  • moqueo
  • dolor de pecho
  • dolor de cabeza
  • ataques de asma
  • cansancio
  • latidos cardiacos acelerados

Las personas con más probabilidad de enfermarse si respiran el humo de un incendio forestal son los adultos mayores, las mujeres embarazadas, los niños y las personas con afecciones respiratorias y cardiacas prexistentes.

Aquí proporcionamos siete consejos para evitar respirar el humo de un incendio forestal:

  1. Preste atención a los mensajes que emitan las autoridades de salud pública y tome precauciones adicionales de seguridad.
  2. Si se pide que se mantenga dentro de su hogar, siga las indicaciones y mantenga las puertas y ventanas cerradas. Si tiene aire acondicionado, enciéndalo, pero cierre la entrada de aire de afuera y mantenga el filtro limpio.
  3. No aumente la contaminación del aire de adentro. No pase la aspiradora porque esto mueve las partículas que ya hay en su casa. No fume, ya que con ello aumentará la contaminación del aire.
  4. Si tiene asma u otra enfermedad pulmonar o cardiovascular, tome sus medicamentos y siga las indicaciones del médico.
  5. Las máscaras contra el polvo no son suficientes para protegerlo. Las máscaras de papel que se venden comúnmente en las ferreterías para protegerse del polvo sirven para atrapar las partículas más grandes. Estas, sin embargo, no protegen a los pulmones contra el humo. Las máscaras “N95” brindarán algo de protección cuando se usan adecuadamente.
  6. Evite exponerse al humo cuando practique actividades recreativas al aire libre.
  7. Considere evacuar el área si comienza a presentar problemas para respirar. Al hacerlo, siga las instrucciones de los funcionarios locales sobre cuándo evacuar y a dónde. Lleve consigo sólo lo esencial. Siga las rutas de evacuación señaladas.

NOTAS RELACIONADAS