Senador demócrata Al Franken renuncia tras múltiples acusaciones de acoso sexual

El excomediante era considerado una "estrella en ascenso" en la política estadounidense

Guía de Regalos

Senador demócrata Al Franken renuncia tras múltiples acusaciones de acoso sexual
Franken hizo su anuncio en el Senado.
Foto: Captura YouTube

WASHINGTON— Tras varias semanas de presiones de su bancada, el senador demócrata por Minnesota, Al Franken, anunció este jueves que renunciará a su escaño para fines de este año, como precio de numerosas acusaciones de acoso sexual en su contra, poniendo fin a la ascendente carrera política que comenzó hace apenas nueve años.

Franken, que cumple un segundo mandato en el Senado tras una carrera como comediante en el popular programa de “Saturday Night Live”, dijo hoy que su renuncia se hará efectiva “en las próximas semanas”, luego de que seis mujeres denunciaran que fueron víctimas de su acoso sexual.

“De todas las personas, yo estoy consciente de que existe cierta ironía en el hecho de que estoy saliendo (del Senado) mientras que un hombre que se regodeó en una grabación sobre su  historial de ataques sexuales está en el Despacho Oval, y un hombre que repetidas veces se ensañó con mujeres jóvenes hace campaña por el Senado con el pleno apoyo de su partido”, se lamentó Franken desde el pleno del Senado.

El senador se refería, respectivamente, a las acusaciones de 19 mujeres que han perseguido hasta la Casa Blanca al presidente Donald Trump, y al juez conservador, Roy Moore, quien el próximo martes se disputará el escaño de Alabama en el Senado que dejó vacante el ahora fiscal general, Jeff Sessions.

Preguntada sobre el ataque indirecto de Franken hacia el mandatario, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, dijo que Trump ya respondió a los comentarios sobre el acoso sexual durante la contienda de 2016, y que los votantes también atendieron el asunto al elegirlo presidente.

Respecto a las formas en que cada partido maneja los casos de acoso sexual, Sanders dijo que eso queda en manos del liderazgo de los partidos.

Franken es el demócrata de mayor rango en el Congreso en ser salpicado por un escándalo sexual, y perdió el apoyo del liderazgo de su partido, que consideró insuficientes sus disculpas. Entre las acusaciones figura un incidente de que besó a la fuerza a una actriz antes de ser elegido al Senado, y otras ocasiones en que manoseó a mujeres mientras posaba con ellas para tomarse fotos.

En el clima político actual, el Partido Demócrata quiere marcar la diferencia en el trato a este problema, mientras Trump y la mayoría de los republicanos, en general, minimizaron o desvirtuaron las acusaciones contra Moore.

Otros demócratas dentro y fuera del Congreso también han mancillado su imagen pública por acusaciones de acoso sexual.

Al igual que Franken, también el legislador demócrata por Michigan, John Conyers,  anunció recientemente su renuncia por presiones de su bancada para responder a acusaciones de acoso de algunas de sus empleadas.

 

Franken dijo que el haber representado a Minnesota durante nueve años en el Senado ha sido el “gran honor” de su vida, pero su discurso en el pleno del Senado también dejó en claro que se despide con cierto toque de amargura por su estrepitosa caída.

“En las últimas semanas, varias mujeres han salido a hablar sobre cómo mis acciones las afectaron. Eso me conmocionó, me sentó mal. Pero al responder a sus alegatos, también quise ser respetuoso de esa conversación más amplia” sobre el acoso sexual.

Sin embargo, Franken reiteró hoy que, aunque las mujeres tienen derecho a ser escuchadas,  algunas de las acusaciones “simplemente no son ciertas” mientras que otras situaciones las recuerda “de forma muy distinta”.

En ese sentido, Franken expresó optimismo de que hubiese salido absuelto de culpa por el Comité de Etica del Senado, que además hubiese dado fe de que él no hizo nada para manchar el honor de la institución.

La mayoría de los líderes demócratas del Senado, tanto hombres como mujeres,  habían exigido la renuncia de Franken,  y esta mañana varias senadoras emitieron comunicados elogiando su historial de trabajo y aplaudiendo que tomó la “decisión correcta”.

La senadora demócrata de Minnesota, Amy Klobuchar, dijo que Franken trabajó por el bienestar de los votantes del estado y demostró su liderazgo en asuntos como educación, cuidado de salud, y salud mental, pero el acoso sexual “nunca es aceptable”.

Franken obtuvo apoyo de donde menos se lo esperaba: el exportavoz de prensa de la Casa Blanca durante la presidencia de George W. Bush, Ari Fleischer, dijo en su cuenta en Twitter que el futuro del senador de Minnesota debía haber quedado en manos de sus votantes.

Moore, que en el pasado tuvo relaciones sexuales indebidas con una menor de 14 años, debería abandonar la contienda, mientras que Franken “es un asqueroso que actuó inapropiadamente, pero sus hechos son distintos”, dijo Fleischer.