Ante el fin de TPS, expertos instan a los beneficiarios a actuar con rapidez en identificar sus opciones legales

Miles de inmigrantes con Estatus TEmporal de Protección perderían ese estatus en los próximos dos años, pero la única forma de sobrevivir la incertidumbre política es buscar opciones desde ya.
Ante el fin de TPS, expertos instan a los beneficiarios a actuar con rapidez en identificar sus opciones legales
En riesgo el futuro de los inmigrantes protegidos por el TPS (Mariela Lombard/EDNY)
Foto: Mariela Lombard / El Diario Nueva York

Miles de beneficiarios del TPS que se enfrentan al fin del programa en los próximos meses deben actuar con la mayor rapidez posible para entender su situación legal personal y tomar medidas que pueden salvar su futuro en este país, explicaron expertos legales en ley migratoria.

No todo está perdido, aseguran estos expertos, pero cada caso es diferente y de cómo actué cada persona dependerá si pueden quedarse en este país y continuar su vida y la de su familia, o si terminan deportados a sus naciones de origen.

Aquí el mensaje es no quedarse en casa esperando que alguien les presente una solución o que el Congreso haga algo”, dijo Dan Sharp, director legal de CARECEN, el Centro para Recursos Centroamericanos en Los Ángeles. “Nos preocupa que la gente entre en pánico, pero es importante que entiendan que todos los “tepesianos” tienen opciones legales, aunque no siempre soluciones”.

Este lunes 8 de enero llega un día crucial para el programa TPS, iniciado por primera vez en 1990 por Estados Unidos para proteger de la deportación a personas de países que han sufrido desastres naturales o una guerra o conflicto.

Ese día se espera que la Secretaría de Seguridad Nacional (DHS) anuncie el futuro del más grande de todos los TPS, el de los salvadoreños.

Alrededor de 200,000 salvadoreños viven y trabajan en este país desde 2001 y han tenido casi 300,000 hijos estadounidenses, comprado casas y desarrollado carreras y vidas.

Pero el gobierno de Donald J. Trump ha demostrado que su objetivo es acabar con los programas de Estatus Temporal de Protección (TPS) vigentes desde hace años y este lunes podría muy bien anunciar el fin de este programa.

A principios de noviembre de 2017, DHS anunció el fin del TPS para más de 4000 nicaragüenses en este país, otorgándoles una última extensión de 18 meses. Asimismo, pospuso por otros seis meses la decisión para más de 86,000 hondureños bajo el mismo programa.

A finales del mismo mes se anunció el fin del programa para unos 60,000 haitianos, tras una última extensión de 18 meses.

Pero los “tepeseros, no deben esperar al 2019 o a cualquiera sea la expiración de sus beneficios para actuar, indicaron expertos.

El consejo más importante, dijo el abogado Edgardo Quintanilla, quien ejerce ley migratoria en Los Ángeles es quizá el que menos se toma en cuenta:

“El caso de cada inmigrante es individual y particular y cada persona debe buscar asesoría individualizada para saber sus opciones migratorias”, dijo Quintanilla.

Sharp apuntó que hay organizaciones comunitarias que están ofreciendo consultas personales a las personas con TPS pero no todos los rincones del país tienen estos recursos.

Los abogados privados también son una opción, pero hay que tener cuidado con “notarios” y asegurarse que los abogados tengan licencia en su estado y no hayan sido disciplinados por mala conducta.

¿Cómo es posible evitar la deportación tras el TPS?

El TPS ofrece protección contra la deportación y permisos de trabajo a  grupos nacionales específicos, pero los “tepesianos” tienen potencialmente otras opciones legales para sacar sus papeles permanentes en este país, coinciden los expertos.

Estas son las más importantes:

Que los pida un familiar ciudadano: Sharp indica que al menos un 15% de los beneficiarios del TPS se han casado con ciudadanos o tienen hijos ciudadanos que cumplen 21 años y que pueden ajustar su estatus migratorio a una residencia permanente o green card.

En algunos lugares del país como California y los estados del Noveno Circuito y Sexto Circuito legal, este trámite será más fácil porque el TPS se considera -por decisiones judiciales- como presencia legal en el país. La presencia legal facilita la transición hacia una residencia.

“El consejo obvio es que si califica para esto, tiene TPS y un familiar inmediato que lo puede patrocinar, no espere a después, no espere a quedarse sin TPS, porque si lo hace puede ser que ya no pueda ajustar“, dijo Sharp.

En el caso de personas casadas con residentes legales, lo mejor es que estos residentes comiencen sus trámites de ciudadanía de inmediato, apuntó el abogado Quintanilla.

Iniciar el proceso de reabrir, si hay una deportación pendiente:

Hay personas a quienes el TPS los protegió de que se ejecutara una orden pendiente de deportación. Estos son los que están en mayor peligro, una vez pierdan el estatus TPS, dijeron ambos expertos.

Eso no quiere decir que no tengan esperanza, apuntaron.

“Hay muchos tepeseros con una historia migratoria enredada, que tuvieron un arresto migratorio cuando llegaron, o que fueron deportados antes, o que tenían una deportación sin cumplir”, apunta Quintanilla.

En esos casos, afirma el letrado, es mejor actuar de inmediato para reabrir los casos de deportación y tratar de limpiar el record.

“Varía mucho depende del caso”, dijo el abogado. “Así que mi recomendación es que no esperen al fin del programa para reabrir el caso, ya que no hay ninguna garantía, y menos cuando ya no tienes un estatus legal. Si lo pides cuando ya no tienes TPS , el sistema te ve como un fugitivo”.

Involucrarse en la lucha política por una legalización de “tepeseros”

Sharp indicó que hay alianzas de organizaciones en todo el país organizándose para continuar cabildeando en el Congreso para lograr una ley que resuelva la situación de esta comunidad a largo plazo.

“Es bueno involucrarse en estos esfuerzos”, dijo Sharp.