Tribunal Supremo revisará veda de Trump a inmigrantes de países musulmanes

El Tribunal Supremo se pronunciará sobre la demanda en junio próximo
Tribunal Supremo revisará veda de Trump a inmigrantes de países musulmanes
La decisión obliga al gobierno a notificar oportunamente del plazo para presentar las solicitudes de asilo
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

WASHINGTON— El Tribunal Supremo dijo este viernes que revisará la legalidad de la tercera versión de una veda del gobierno al ingreso de inmigrantes de seis países de mayoría musulmana, lo que pondrá a prueba los poderes ejecutivos del presidente Donald Trump al iniciar su segundo año de mandato.

El mes pasado, el Tribunal Supremo dio luz verde a que la Administración pueda implementar la prohibición al ingreso de inmigrantes de ocho países, de los cuales seis son de mayoría musulmana, mientras el asunto se resuelve en los tribunales.

Ahora, la máxima corte explicó que revisará el dictamen unánime del Noveno Circuito de Apelaciones en San Francisco (California), que determinó que, al igual que con las dos versiones anteriores, la Administración se excedió en sus poderes legales y no logró demostrar que la medida protegería los intereses nacionales.

Se prevé que el Tribunal Supremo emita una decisión sobre el caso en junio próximo, al clausurar su sesión actual.

El anuncio de que la máxima corte revisará la tercera veda migratoria fue motivo de celebración por parte de grupos defensores de los inmigrantes.

Karen Tumlin, directora de asuntos legales del Centro Nacional para Leyes de Inmigración (NILC), afirmó que la veda no sólo es una amenaza en ciernes sino que es una orden “ilegal y despiadada que ya ha separado a familias y ocasionado caos en sus vidas”.

La prohibición a inmigrantes y refugiados que buscan la reunificación familiar en EEUU es parte de “los ataques despiadados de la Administración” contra esta población, que contravienen los valores de inclusión y libertad religiosa en EEUU, dijo Tumlin.

Por su parte, la Unión de Libertades Civiles de EEUU (ACLU), que lidera otra demanda similar y aguarda el fallo del Cuarto Circuito de Apelaciones en Richmond (Virginia), destacó que las cortes han declarado ilegal o constitucional cada versión de la veda, y es hora de que el Tribunal Supremo ponga punto final a esta controversia.

“El Tribunal Supremo puede y debe poner un fin definitivo al intento del presidente Trump de minar la garantía constitucional de la igualdad religiosa y los principios básicos de nuestras leyes de inmigración, que incluyen prohibir la discriminación por origen nacional”,  dijo Omar Jadwat, director del Proyecto de Derechos de Inmigrantes de ACLU.

La tercera versión de la llamada “veda musulmana” fue presentada en septiembre pasado tras dos versiones anteriores que también fueron frenadas en tribunales de menor instancia.

La versión más reciente, emitida en septiembre pasado, prohíbe el ingreso de inmigrantes de Siria, Libia, Irán, el Yemen, Chad, Somalia, Corea del Norte y funcionarios de alto rango del gobierno de Venezuela.

El caso ante el Tribunal Supremo, “Hawaii v. Trump”, se deriva de una demanda encabezada por Hawaii y grupos pro-inmigrantes, que argumentó que Trump se ha excedido en su autoridad legal al intentar excluir a ciertos grupos de inmigrantes.

Además, la Administración Trump está violando las leyes federales que prohíben la discriminación en base a la nacionalidad de los solicitantes de visa, agregó la demanda, que no incluye las restricciones impuestas a Corea del Norte y Venezuela.

El abogado del gobierno ante el Tribunal Supremo, Noel J. Francisco, presentó una solicitud para que la máxima corte del país reconozca la autoridad Trump para tomar medidas que fortalezcan la seguridad nacional.

Las decisiones que han emitido hasta ahora los tribunales “han restringido severamente a capacidad de este y futuros presidentes para proteger la nación”, argumentó el abogado.

DHS divulga inédito informe

En paralelo al anuncio, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), cediendo a presiones demócratas, divulgó hoy finalmente un informe de su Inspector General sobre la elaboración y efecto de la primera versión de la veda, emitida mediante una orden ejecutiva el 27 de enero de 2017.

Esa primera veda prohibía durante 90 días el ingreso de inmigrantes de Irán, Irak, Libia, Somalia, Sudán, Siria y el Yemen, y por 120 días para los refugiados de todo el mundo.

El inédito informe, partes del cual están tachadas, señala que el DHS no fue consultado para la elaboración de esa orden ejecutiva, y concluye que la Administración violó varios fallos judiciales en contra de la medida, que provocó caos en los aeropuertos y protestas en diversas ciudades del país.

El legislador Elijah E. Cummings, el demócrata de mayor rango en el Comité de Supervisión y Reforma Gubernamental de la Cámara de Representantes elogió la difusión del informe, y dijo que solicitará a la bancada republicana que permita un voto sobre una citación judicial para revelar la totalidad del informe y todo documento relacionado, para ver “qué más está ocultándole al Congreso esta Administración”.