Una niña de 4 años, ciega y con cáncer, se reúne con su mejor amigo

El vínculo que se establece con los animales es muy especial y puede ayudar a sobrellevar enfermadades irreversibles

Una niña de 4 años, ciega y con cáncer, se reúne con su mejor amigo
Niña de 4 años, ciega y con cáncer se reencuentra con su gato perdido.
Foto: Captura de pantalla.

Fue una reconfortante reunión cuando un gato fue traído a una niña ciega de 4 años que está luchando contra un tumor cerebral.

Charley, de 4 años, de Pensacola, Florida, solo tiene 4 años, pero ya sabe lo que es luchar por sobrevivir. Esta pequeña, además de ser ciega, padece un tumor cerebral.

Una de las pocas cosas que la hacía feliz era su gato, pero se había perdido hace unos meses.

Afortundadamente, el felino reapareció y el emotivo reencuentro de la niña con su mascota no tiene precio.

A Charley le diagnosticaron cáncer cerebral a los 3 meses de edad, y ha estado recibiendo quimioterapia durante la mayor parte de su vida. Una cirugía cerebral, que le quitó la mayor parte del tumor, también le quitó la visiónc cuando solo tenía 1 año.

Según le dijo la madre a Inside Edition, la familia encontró a Angel, el gatito, hace dos años, escondiéndose en un auto detrás de su complejo de apartamentos. En ese momento, el gato tenía solo unas semanas de vida.

La llevaron a su casa y, casi de inmediato, el gatito callejero desarrolló un vínculo único y especial con Charley.

“Cada vez que Charley está teniendo un mal día, debido a la quimioterapia y simplemente se acuesta en el sofá, Angel está allí”, cuenta Howell. “Está a su lado”.

Howell dijo que tenían la puerta abierta mientras cargaban en los víveres en septiembre cuando Angel salió corriendo.

Cuando se perdió al dejar la puerta de la calle abierta mientras entraban la compra del auto a la casa, la pequeña se quedó desolada.

Durante meses, buscaron y mantuvieron un contacto constante con los refugios locales hasta que un amigo los alertó de una publicación en Facebook, que mostraba a Angel y sus nuevos dueños adoptivos.

Ángel había sido rescatada por alguien y llevada a un refugio y finalmente había sido adoptada, sin que supieran que su familia la estaba buscando.

Vanessa Hilliard, que vive a solo unos minutos de la familia de Charley, afirma que se enteró de la confusión poco después de que adoptó a Angel, que había sido rebautizada como Noel.

Fue la propia Vanessa quien llamó a Howell de inmediato para verificar si su gato era realmente Angel.

Sí era.

Charley necesitaba a Ángel más de lo la nueva familia  necesitaba a Noel. Ambas familias están felices de que la niña y a su gato por fin volvieran a estar juntos.