California rinde tributo a deportados mexicanos cuyo avión cayó hace 70 años

Años atrás, la mayoría de los cuerpos fue sepultada en una fosa común, sin los nombres de las víctimas
California rinde tributo a deportados mexicanos cuyo avión cayó hace 70 años
Miembros de un grupo de 228 inmigrantes guatemaltecos deportados de EEUU llegan a Guatemala el 10 de enero de 2018.
Foto: JOHAN ORDÓÑEZ / AFP/Getty Images

Setenta años después de que 28 mexicanos perdieran la vida en un accidente aéreo mientras estaban siendo deportados, el Senado de California reconoció hoy los esfuerzos de activistas que se dedicaron a dar a conocer los nombres de las víctimas, entonces solo identificadas como “deportados”.

El trágico evento ocurrió el 28 de enero de 1948 cuando una aeronave, que transportaba a 32 personas, se estrelló cerca de Coalinga, en el Valle Central de California.

Los informes iniciales solo identificaron al piloto, a un oficial de inmigración y a la azafata, mientras el resto de las víctimas solo fueron mencionados como “los deportados”.

“Un accidente muy triste, pero a la vez más triste (fue comprobar) como se trataron estas muertes. Estaban ayudando a nuestra economía, a nuestro gobierno en tiempo de guerra y se trataron como indocumentados, como personas que no merecían dignidad ni respeto“, advirtió el senador estatal Ben Hueso.

“Esperamos darle esa dignidad y respeto que no se les dio.” agregó el demócrata, representante del Distrito 40 de San Diego.

“Hoy existen los nombres de todas las víctimas…Ahora tenemos los nombres y podemos seguir con las memorias de personas reales con familias, con sueños, con tiempos duros trabajando en los campos de California“, apuntó por su parte el senador demócrata Bill Monning.

Entre las 28 víctimas había trabajadores agrícolas de un programa de braceros a los que se les había vencido sus permisos de trabajo, aunque también otros indocumentados que enfrentaban una orden de deportación.

Tras los reportes preliminares sólo se identificaron doce de las víctimas. La mayoría de los cuerpos fue sepultada en una fosa común en Fresno, California.

Sus tumbas fueron marcada con la referencia “Nacionales mexicanos”.

“El evento de hoy no tiene precedentes. Ninguna entidad gubernamental ha reconocido este terrible incidente, que ha sido borrado también de la historia”, dijo Tim Z. Hernández, escritor que se dedicó a rescatar los nombres de los fallecidos en el accidente aéreo.

El escritor fue uno de los encargados de recuperar y dar dignidad a esos nombres y de buscar un reconocimiento a Miguel Negrete Álvarez, Tomás Aviña de Gracia, Francisco Llamas Durán, Santiago García Elizondo, Rosalio Padilla Estrada, Tomás Padilla Márquez y Bernabé López García.

También a Salvador Sandoval Hernández, Severo Medina Lara, Elías Trujillo Macías, José Rodriguez Macías, Luis López Medina, Manuel Calderón Merino, Luis Cuevas Miranda, Martín Razo Navarro e Ignacio Pérez Navarro.

A las lista se suman los nombres de Román Ochoa Ochoa, Ramón Paredes González, Guadalupe Ramírez Lara, Apolonio Ramírez Placencia, Alberto Carlos Raygoza, Guadalupe Hernández Rodríguez, María Santana Rodríguez, Juan Valenzuela Ruiz, Wenceslao Flores Ruiz, José Valdivia Sánchez, Jesús Meza Santos y Baldomero Marcas Torres.

“Dado el contexto de lo que está sucediendo ahora en todo el país, este es un logro pequeño pero significativo, que al menos hoy en la capital del estado nuestra humanidad está en primer plano, reflexionó Hernández.

El lamentable suceso inspiró la canción “Deportee”, de Woody Guthrie.