Gorritos rojos para bebés en el Mes del cuidado al corazón

Campaña en L.A. y EEUU busca crear conciencia sobre defectos congénitos y otros males cardíacos
Gorritos rojos para bebés en el Mes del cuidado al corazón
Kimberly Gama Rivas besa a su recién nacida Carla Rivas. / foto: Aurelia Ventura
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión

Un grupo de recién nacidos llegó acompañado de sus madres este viernes al Centro Médico St. Francis, de Lynwood, para recibir un regalo muy especial. Y es que en lugar de los clásicos gorritos azules o rosas que reciben cuando nacen esta vez los esperaban con gorritos rojos —todos hechos a mano por voluntarios.

Estos obsequios iban cargados de un mensaje para sus madres y familiares en general: prestar atención acerca de los problemas del corazón sobre todo durante febrero, mes de concientización sobre el corazón.

“Nos invitaron a venir y es bueno para saber de qué se trata la campaña”, dijo Kimberly Rivas, cuya bebé, a quién llamó Carla, nació el primero de febrero.

Por su parte Uvianey Vargas, quien estaba junto a Audrey —una pequeña de dos días de nacida— dijo que era interesante saber acerca de cómo crear conciencia para prevenir enfermedades congénitas del corazón.

Defecto congénito: El término ‘defecto congénito del corazón’ significa, según indica el portal de la Asociación Americana del Corazón, que existe desde el nacimiento del bebé. Esta dolencia, aclara, no es una enfermedad si no más bien una anormalidad que sucede cuando el corazón o los vasos sanguíneos (que se encuentran cerca a este órgano) no se desarrollan bien. Algunos defectos pueden ser tratados con cirugía o cateterización y así intentar que la circulación de la sangre sea lo más cercano a lo normal.

Los bebés de ambas madres estaban en optimas condiciones; no obstante acudieron para informarse acerca de cómo mantener un corazón saludable y cómo reconocer síntomas de algún defecto cardíaco.

Uvianey Vargas acudió, con su bebé Audrey, para informarse sobre cómo mantener un corazón sano. / Foto: Aurelia Ventura.

La campaña Little Hats, Big Hearts” (gorros pequeños corazones grandes) estará activa durante todo febrero en 15 hospitales participantes, los cuales estarán dando gorritos a los recién nacidos.

La campaña forma parte de la Asociación Americana del Corazón y se lleva a cabo cada año debido a que la enfermedad del corazón es considerada la causa número uno de muertes a los estadounidenses y los defectos cardio-congénitos es uno de los problemas más común en el país.

Shawn Casey, funcionaria de desarrollo de la Asociación Americana del Corazón, dijo que el mensaje es muy importante para las madres y el país en general.

“Queremos crear conciencia de las investigaciones que hacemos de las enfermedades del corazón y empoderar a las madres para que recuerden que deben cuidar su propio corazón para que cuiden a sus familias.”, dijo Casey.

“Con la campaña tenemos información de cómo cuidar su peso, su presión, sus alimentos... Que se mantengan saludables para que estén con sus familias por mucho tiempo”, agregó.

La campaña se lleva a cabo en 15 hospitales de Los Ángeles. / Foto: Aurelia Ventura.

Las voluntarias

Los gorritos fueron donados por voluntarios de todo el condado de Los Ángeles. Con este acto de buena fe, se lograron entregar más de 4,000 gorritos que serán distribuidos en los 15 hospitales que van desde Long Beach hasta el Valle del Antélope.

Yolanda Jiménez llegó acompañada de sus hijas Mónica y Alejandra. Juntas entregaron 176 gorritos hechos por sus propias manos.

Los gorritos fueron tejidos por cientos de voluntarios, entre ellos estuvo Mónica Jimenez (i). / Foto: Aurelia Ventura

Yolanda, de 54 años de edad, confesó haberle dado mucho gusto ver los gorritos puestos en los bebés y sobre todo por que mandan un mensaje positivo. “Siento mucha satisfacción y es una enseñanza para mis hijas y para mis nietos y para toda la comunidad”, señaló.

Su hija menor, Alejandra, dijo que le dio gusto participar. “Apenas estoy empezando pero estoy aprendiendo y nos gusta mucho ayudar a la comunidad en lo que podemos”.

La voluntaria Yolanda Jiménez (i) coloca un gorrito rojo durante el evento en el Centro Médico St. Francis. / Foto: Aurelia Ventura.

Es posible mejorar

Ricardo Reyes dijo que hace años estuvo a punto de tener un ataque al corazón.

“Estaba haciendo Crossfit [deporte de alta intensidad] cuando sentí síntomas raros y tomé un Uber [taxi] hacia el hospital. Ahí me dijeron que mis arterias parecían las de una persona de 80 años”, dijo.

Desde entonces decidió cambiar su estilo de vida.

“Aprendes a comer mejor y aprecias más la vida más”, explicó Reyes.

Little Hats, Big Hearts comenzó en Chicago en 2014 y se expandió a Los Ángeles el año pasado con el apoyo de Union Bank. Hoy la campaña se ha expandido a 40 estados del país y se han entregado más de 100,000 gorritos.

790,000 personas sufren de un ataque al corazón cada año en EEUU, según el CDC. La entidad indica que se debe prestar atención a dolores en el pecho, malestar en uno o ambos brazos, dificultad para respirar y en ocasiones, los síntomas de un ataque cardiaco incluyen: sudoración, náuseas y mareo.

Para saber más información acerca de Little Hats, Big Hearts www.heart.org/littlehatsbighearts