En tiempos de incertidumbre migratoria, los inmigrantes no paran de enviar sus remesas

Remesas juegan un papel muy importante en la economía de América Latina, revela estudio
En tiempos de incertidumbre migratoria, los inmigrantes no paran de enviar sus remesas
01/31/18 / LOS ANGELES/Small business in the Los Angeles area that advertise sending money to Mexico and Latin America. (Photo by Aurelia Ventura/La Opinion)
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión

El vendedor ambulante Bernatino González envía dinero a su familia en El Salvador mensualmente. “A veces mando 150, a veces 200 [dólares]”, dijo González quien vende frutas en el área del Parque MacArthur, un área conocida por ser habitada por la comunidad centroamericana.

González de 59 años, ha sido vendedor de frutas por varios años en Los Ángeles y hace unos meses se estableció en la esquina de la calle 7 y Alvarado. Él dijo que actualmente su economía le permite ayudar a sus hermanos que se encargan de ahorrar. “Siento que esta bien, mis remesas [enviadas] son igual que antes. No han bajado”, aseguró.

Por su parte Rudy Galicia, vendedor de perfumes en la misma área, dijo que manda aproximadamente $100 dólares al mes para su madre que vive en El Salvador.

“Es mi compromiso mensual que yo tengo con ella. A veces le puedo mandar más, a veces es lo mismo”, dijo Galicia asegurando que su madre cuenta con ese dinero para sus gastos personales del mes. “Pero ella también se ayuda, vende comida”.

Bernatino González es vendedor de frutas cerca del Parque MacArthur. (Aurelia Ventura/La Opinion)

Estudios revelan que desde que el presidente Trump asumió el cargo, el envio de remesas han experimentado un aumento del 8%.

Un reporte del Centro de Diálogo Interamericano reveló que el año pasado se enviaron $75,000 millones de dólares desde Estados Unidos a América Latina, un aumento en comparación con el 2016 cuando se enviaron aproximadamente $70,000 millones de dólares.

El reporte demostró que un grupo de siete países tuvieron un incremento notable de remesas. Entre ellos se encuentra Guatemala con un 14%, Honduras 13%, Nicaragua 11% y El Salvador 10%.

Galicia concuerda en que las remesas son una gran inyección para la economía tanto de los países a donde llegan como en Estados Unidos.

“Nosotros nos esforzamos trabajando aquí y nuestras familias lo necesitan allá”, acotó.

No deben deshacerse de las remesas

Las remesas juegan un papel muy importante en la seguridad de las economías más frágiles, dijo Paul Dwyer, director ejecutivo de Viamericas, una empresa de envíos de dinero.

Agregó que si se terminara con las remesas—como lo ha propuesto Trump—estaría yendo contra los intereses de Estados Unidos puesto que el peso de la inmigración en la industria es muy importante.

Rudy Galicia vende perfumes y envía remesa a su familia.  (Aurelia Ventura/La Opinion)

Tan solo de la comunidad salvadoreña se estimó que los casi 129,000 trabajadores salvadoreños generaron unos $3,100 millones de dólares en el 2015.

“Tenemos que dejar a un lado la demonización y centrarnos en las necesidades de la industria, en las necesidades de nuestros países vecinos y en la importancia que este flujo tiene para su PIB (producto interior bruto)”, dijo Dwyer. “Entender que no beneficia a nadie ver estos flujos interrumpidos, ni deportaciones masivas que aumenten la desestabilización”.

Miedo a la deportación

El reporte del Centro de Diálogo Interamericano supone que la situación de los centroamericanos amparados por el Estatus de Protección Temporal (TPS) podrían sufrir más que cualquier otro país puesto que aun “no han logrado recuperarse de la situación que les llevó a ser incluidos en el programa del TPS”.

Un negocio de envío de remesas en Los Ángeles. (Aurelia Ventura/La Opinion)

Manuel Orozco, director del programa de remesas, migración y desarrollo del citado centro de estudios con sede en Washington D.C. dijo que “es difícil imaginar que un retorno masivo [de inmigrantes] pueda resultar positivo”.

Galicia dijo que no teme que la administración Trump pueda deportarlo puesto que él sabe trabajar aquí y en cualquier otro país. “Las personas que tienen TPS se asustan, pero yo creo que todo el temor esta solo en sus mentes”, dijo Galicia.

Con información de EFE.