Legisladores piden bajada de tasas sobre la marihuana en California

Se propone rebajar el impuesto especial del 15 al 11% y suspender los impuestos al cultivo durante tres años

Legisladores piden bajada de tasas sobre la marihuana en California
Generalmente, una octava de una onza de marihuana de buena calidad, suficiente para enrollar cinco o seis porrors, se vende por unos 35 dólares en tiendas legales en el área de Los Ángeles, pero solo los impuestos directos resultan en más de 12 dólares sobre ese precio.
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia / La Opinión

Apenas unos meses después de la incursión de la entrada de la marihuana legal en California, algunos legisladores sugieren que los altos impuestos llevan a los compradores a seguir adquiriéndola en el mercado negro. Así, los asambleístas Tom Lackey, republicano de Palmdale, y Rob Bonta, demócrata de Oakland, han propuesto una reducción de las tasas impositivas estatales que aliente a los compradores a recurrir a tiendas legales, al menos durante los próximos tres años.

Lackey, quien pasó 28 años en la California Highway Patrot, opina que la carga impositiva acumulativa es alta para una industria que se está reglamentando por primera vez: “sin la reducción de impuestos, continuaremos potenciando el mercado negro de California”. Advirtió además de que los criminales no pagan impuestos, ni revisan las identificaciones para evitar vender a menores de edad, ni siguen las normas de seguridad.

El estado impone un impuesto especial del 15% al que los gobiernos locales también pueden agregar impuestos que varían por tanto en todo el estado. Aparte, hay impuestos estatales sobre el cultivo, sin olvidarse de los impuestos a las ventas regulares. Además hay nuevos costos para las pruebas y la distribución, que también podrían incluirse en el precio del mostrador.

Generalmente, una octava de una onza de marihuana de buena calidad, suficiente para enrollar cinco o seis porrors, se vende por unos 35 dólares en tiendas legales en el área de Los Ángeles. Solo los impuestos directos resultarían en más de 12 dólares sobre ese precio: el impuesto al consumo estatal del 15%, el impuesto del 10% de la ciudad sobre compras recreativas y el impuesto sobre las ventas habitual, casi el 10%.

La propuesta de los legisladores rebajaría el impuesto especial del 15 al 11% y suspendería los impuestos al cultivo durante tres años. Según una estimación, esta propuesta reduciría el costo para los consumidores en el mostrador de venta en un 9%.