Atacante en serie con bombas representa una amenaza después de muerto

Las autoridades no tienen todos los detalles sobre el alcande de las supuestas operaciones de Mark Anthony Conditt, pero temen más bombazos
Atacante en serie con bombas representa una amenaza después de muerto
Mark Anthony Conditt murió en una persecusión policial cuando hizo estallar una bomba.

Un video grabado por cámaras de seguridad de una sucursal FedEx en Austin, Texas, habría captado al sospechoso de colocar varias bombas en esa ciudad en las pasadas semanas.

Mark Anthony Conditt, de 23 años, fue identificado como el responsable de una cadena de paquetes explosivos que provocaron la muerte de dos personas y cuatro heridos desde marzo 2.

Conditt vivía en la localidad de Pflugerville, a las afueras de Round Rock, la ciudad al norte del área metropolitana de Austin, de acuerdo con la agencia de noticias Efe.

El joven blanco murió luego de detonar uno de estos artefactos que llevaba consigo en su vehículo cuando se encontraba acorralado por la Policía.

Al texano se le atribuye la muerte de un afroamericano que perdió la vida el 2 de marzo cuando le estalló un paquete en la puerta de su casa.

Una semana después, en un mismo día, se produjeron dos explosiones. En esos incidentes, un afroamericano de 17 años falleció y dos mujeres, una de ellas de origen hispano, resultaron gravemente heridas.

Luego del alegado suicidio de Conditt, investigadores examinan material visual de una tienda de envíos FedEx, en la que se ve a un cliente, que se presume es el sospechoso.

En medio de un enfrentamiento con oficiales, Conditt se quitó la vida a eso de las 3 a.m. en su localidad, horas después de entregar los paquetes.

Una de las cajas explotó en un instalación en Shertz en las afueras de San Antonio. La segunda caja fue interceptada antes de que estallara en otro de estos establecimientos cerca de Austin.

Pese a la muerte del muchacho, las autoridades temen que el presunto “atacante en serie” haya dejado otros paquetes sospechosos en la ciudad antes de morir que pudieran representar riesgo a la ciudadanía, por lo que exhortaron a las personas a estar alertas.