Trump amenaza con vetar ley de gastos por disputa sobre DACA y muro

La amenaza de Trump hace temer un cierre del gobierno federal, que agotará sus fondos esta medianoche
Trump amenaza con vetar ley de gastos por disputa sobre DACA y muro
Trump es quien dio fin al programa DACA que protegía a jóvenes indocumentados.
Foto: EFE

WASHINGTON— El presidente Donald Trump amenazó este viernes con vetar la ley de gastos que el Congreso aprobó esta madrugada para evitar un cierre del gobierno, porque excluye una solución para DACA y no contiene suficientes fondos para su prometido muro fronterizo.

La amenaza de veto acerca al país a un cierre del gobierno esta medianoche y deja en ridículo a sus asesores, que ayer dijeron a la prensa que Trump firmaría la legislación porque, aunque no es “perfecta”, incluye fondos para todas sus prioridades políticas.

Trump dijo en Twitter que “está considerando un VETO” de la ley de gastos por $1,3 billones porque la medida “abandonó totalmente a los más de 800,000 beneficiarios de DACA”, y su muro fronterizo no quedó plenamente financiado.

La ley de gastos fue aprobada esta madrugada en el Senado en una votación de 65-32,  poco después de superar el drama generado por el senador republicano por Kentucky, Rand Paul, quien amenazaba con bloquear el voto por su aumento del gasto fiscal. La Cámara de Representantes aprobó la iniciativa el jueves, en una votación de 256 votos a favor y 167 .

La medida incluye $1,600 millones para la seguridad fronteriza pero estipula y limita la cantidad y tipo de barreras físicas en la frontera sur.

Esta mañana la agenda de la Casa Blanca no incluye la firma del proyecto de ley, que financia las operaciones del gobierno para lo que resta del año fiscal 2018, que concluirá el próximo 30 de septiembre.

Líderes de ambos partidos declararon victoria al pactar un acuerdo presupuestario en el que tuvieron que hacer concesiones respecto a gastos de defensa y para programas sociales.

Los legisladores volvieron a dejar en limbo a los cerca de 700,000 jóvenes indocumentados amparados al programa de “acción diferida” (DACA) de 2012, que Trump desmanteló en septiembre pasado para exigir que el Congreso apruebe una solución permanente.

El mandatario nuevamente culpó a los demócratas de “abandonar” una solución para DACA, sin mencionar que él complicó las negociaciones al ir añadiendo exigencias en un plan migratorio.

Los demócratas, por su parte, replican que presentaron varias medidas bipartidistas que Trump fue rechazando una tras otra, y destacan la ironía de que el mandatario pretenda ser defensor de los Dreamers, cuando él desmanteló DACA exponiéndolos al peligro de la detención y deportación.

Su reciente narrativa contra los demócratas en la lucha por DACA refleja una especie de guerra mediática para imponer su versión de las complicadas negociaciones migratorias.

Su plan migratorio exigía,  a cambio de proteger a 1,8 millones de Dreamers, un recrudecimiento del combate contra inmigrantes indocumentados en la frontera y al interior del país, la eliminación de la “lotería de visas”, y una drástica reducción de la inmigración legal.

Pero su plan, al igual que otras medidas migratorias, incluyendo el “Dream Act”, fueron derrotados en el Senado recientemente.

Una estrategia arriesgada

La amenaza de Trump pone en peligro las operaciones del gobierno federal, que esta medianoche agotará sus fondos.

Un cierre parcial del gobierno, en el que sólo se mantienen las operaciones críticas para la seguridad nacional y la seguridad pública, acarrea enormes riesgos políticos.

De cara a los comicios legislativos del próximo 6 de noviembre, en los que está en juego el control del Congreso, ninguno de los dos partidos puede darse el lujo de provocar un cierre del gobierno esperando sumar puntos políticos entre los votantes, según analistas.

“UnidosUS” lanzó esta semana una campaña de movilización del voto de los jóvenes latinos precisamente para elegir a candidatos que sí apoyen una solución a DACA.

Condena de grupos pro-inmigrantes

Desde el año pasado, los activistas del movimiento de los Dreamers tomaron las calles y realizaron protestas en el Capitolio y frente a la Casa Blanca para exigir la aprobación del “Dream Act”.  Algunos grupos incluso exigieron que los demócratas, desde la minoría, arriesgaran un cierre del gobierno como medida de presión para lograr el “Dream Act”.

Ahora, grupos de la comunidad inmigrante, entre éstos “CASA en Acción”,  volvieron a acusar a Trump de “explotar” el asunto de DACA para extraer más fondos para su muro fronterizo.

Gustavo Torres, presidente de “CASA en Acción”,  dijo que la amenaza de veto presidencial no es más que el esfuerzo más reciente de Trump en su “letanía de acciones moralmente reprehensibles”, porque busca “explotar” el limbo de los Dreamers para extraer más fondos para “su ridículo muro fronterizo”.

“No podemos olvidarnos de que él fabricó esta crisis permitiendo que los jóvenes indocumentados afrontan esta enfermiza incertidumbre sobre su futuro. Los Dreamers no son juguetes que pueda sacar para jugar cuando le da la gana”, y el  Congreso tiene que ofrecer una solución legislativa permanente, puntualizó Torres.

Otros detractores de la Administración señalan que esta amenaza podría ser una distracción del drama que rodea a Trump, incluyendo una entrevista con una exmodelo de Playboy que alega que tuvo una relación extramarital con él.