Luego de pasar años tratando de cortar el cabello del niño autista, lo consigue y rompe a llorar

El autismo se caracteriza por varios grados de discapacidad en las habilidades de la comunicación y capacidades sociales, así como por comportamientos repetitivos
Luego de pasar años tratando de cortar el cabello del niño autista, lo consigue y rompe a llorar
Un niño autista cortándose el cabello.
Foto: Washington Post/Screenshot.

Lisa Ann McKenzie ha pasado los últimos dos años tratando de cortarle el pelo a un niño de 10 años con autismo.

Uno de sus más recientes logros es que por fin pudo conseguirlo y resultó en un corte de pelo exitoso para el niño.

También ha conseguido cortarle el pelo  a docenas de otros niños con necesidades especiales.

McKenzie conoció a Jordie Rowlands cuando ella trabajaba en una barbería en Northlakes, Australia. Los padres de Jordie habían traído al joven para cortarle el pelo. Él fue el primer cliente con estas características en los 30 años que llevaba siendo peluquera.

Desafortunadamente, fue un desastre total.

La experiencia fue demasiado aterradora para el joven, y aunque McKenzie siguió diligentemente a Jordie por la tienda y se acostó en el suelo con él, solo pudo realizar algunos cortes, antes de que se pusiera demasiado nervioso.

“Sentí que había fallado, y me hizo querer hacerlo mejor”, dijo McKenzie al Washington Post. “Me hizo querer aprender más sobre el autismo para poder conectarme con él y quitarle su miedo”.

Decidida a conseguir su objetivo, McKenzie le pidió a los padres de Jordie que trajeran al joven a la tienda cada dos semanas a la hora de cierre. También se negó a cobrarles dinero por estos intentos de darles un servicio.

A pesar de intentar docenas de métodos diferentes, sin embargo, McKenzie era incapaz de poder cortarle  el cabello de Jordie.

Incluso trató de cortar el pelo del niño en casa, pero fue en vano.

Para hacer las cosas más frustrantes, el dueño de la barbería se enteró de  y disciplinó a McKenzie por cortarle el pelo a un cliente después de horas.

“Trabajando para un barbero de cadena, tienes que ser robots con todo en blanco y negro sin áreas grises”, escribió McKenzie en Facebook. “Renuncié poco después sin ningún plan para mi futuro”.

Después, abrió su propia peluquería llamada Celtic Barber Rothwell Central.

Jordie continuó haciendo visitas regulares a su peluquería y luego, hace algunas semanas, McKenzie experimentó un gran avance con el joven: comenzó a cantar “The Wheels On The Bus”.

“No sabía que le gustaban las canciones de cuna, solo intentaba calmarlo”, le dijo a The Post. “Me miró como hipnotizado. Eso fue todo.”

Después de dos años de perseverancia, McKenzie finalmente pudo darle a Jordie un corte de pelo completo.

“Las lágrimas rodaban por mi cara. Su madre estaba llorando, su papá estaba llorando, todos nosotros “, dijo.

“Jordie entra ahora sosteniendo mi mano y se sienta en la silla. Ahora se las arregla con un corte de pelo completo y podemos darle estilo. Sorprendentemente, él ahora interactúa conmigo e incluso me da un abrazo al final “. McKenzie escribió en Facebook.

Después de publicar un video de su éxito en Facebook, las noticias de sus habilidades se extendieron por la ciudad y ahora tiene 100 clientes con necesidades especiales. Con el fin de dar cabida a sus nuevos clientes, McKenzie ha entrenado a sus otros cuatro barberos sobre cómo trabajar adecuadamente con ellos también.

La tienda también reserva un domingo del mes solo para citas con autismo.