Tyga está harto de que lo señalen como el padre de la hija de Kylie Jenner

Se dice víctima de las "fake news"
Tyga está harto de que lo señalen como el padre de la hija de Kylie Jenner
Tyga y Kylie Jenner fueron pareja.
Foto: Getty Images

Poco después de que Tyga y Kylie Jenner pusieran punto final a su intermitente relación de tres años, la estrella televisiva iniciaba un romance con otro rapero, Travis Scott, que acabó sorprendentemente -y mucho antes de lo esperado- en un embarazo.

El hecho de que la joven apenas se hubiera dejado ver en público con su nuevo novio, sumado a que también se había mostrado mucho más cautelosa a la hora de compartir fotografías de ambos en sus redes sociales, no tardó en dar pie a un sinfín de bromas acerca de quién era realmente el padre del futuro retoño de Kylie: Travis o Tyga.

Estos rumores infundados parecen haber terminado por acabar con la paciencia del último, que por su parte ya es padre de un niño de cinco años con su antigua prometida Blac Chyna, quien a su vez tiene una hija con Rob Kardashian, hermanastro de Kylie.

“Nunca he dicho nada sobre el hijo de otra persona o sobre otra familia, mucho menos para insinuar que yo estuviera involucrado. Jamás lo haré. Por favor, dejad de difundir noticias falsas y de atacar a familias ajenas. No tengo nada que ver con todo eso. Deberíamos poder vivir en paz”, se ha quejado Tyga a través de Twitter, sin mencionar en ningún momento a su expareja o a la niña de esta, Stormi Webster, pero dejando muy claro a quién se refería.

Lo que el intérprete ha olvidado, pero la buena memoria de la esfera virtual no, es que allá por septiembre del año pasado -antes del nacimiento de Stormi- él mismo no dudaba en hacer un chiste en su cuenta de Snapchat acerca de la paternidad de la pequeña asegurando “que no, que ese crío es mío” junto a una de las primeras imágenes que hicieron sospechar que su ex podía estar esperando su primer bebé.

En retrospectiva, ese comentario podía verse como una ocurrencia algo inoportuna pero que tampoco resultaba demasiado grave si se tenía en cuenta que en aquel momento, y aunque el resto del mundo no lo supiera, los dos jóvenes ya mantenían, sino una estrecha amistad, sí un trato cordial.

“Ya somos mayores, ¿me entiendes? La nuestra fue una relación que se desarrolló frente a los ojos del mundo, y así fueron las cosas. Ahora ella tiene una nueva vida, y yo también, y eso es todo. No hay resentimiento por ninguna de las dos partes, ni ningún problema entre nosotros. De vez en cuando hablamos, aquí y allá”, insistía él a su paso por el programa ‘Everyday Struggle’.