Bella Thorne gana $65 mil dólares por cada publicación en Instagram

La antigua estrella de Disney habla claro sobre los ingresos que recibe por su trabajo en las redes sociales
Bella Thorne gana $65 mil dólares por cada publicación en Instagram
Bella Thorne.
Foto: Gary Gershoff / Getty Images for The Shorty Awards

A nadie se le escapa que las redes sociales se han convertido en una valiosa herramienta para las celebridades a la hora de cimentar su carrera y en una fuente de ingresos más, pero rara vez se habla abiertamente de las cifras astronómicas que llegan a embolsarse por promocionar ciertos productos en sus plataformas.

Por esa misma razón resulta tan impactante que la actriz y cantante Bella Thorne haya accedido a explicar sin tapujos cuánto cobra por cada publicación publicitaria que comparte con cada uno de sus 17,3 millones de seguidores en Instagram, los siete que tiene en Twitter y los 9,8 suscriptores que tiene su página de Facebook.

Un post pueden ser unos 65 de los grandes ($65,000 dólares). Y publicar una ‘story’ varía entre los diez y los veinte mil -dólares-; y en Snapchat es lo mismo“, explica tranquilamente en un vídeo que acaba de protagonizar para la revista de moda Vogue.

Respecto a los motivos por los que mantiene una presencia tan activa en la esfera virtual, la antigua estrella Disney no se anda con rodeos ni recurre al tópico de que se trata de una oportunidad para conectar con sus fans o convertirse en un modelo a seguir; para ella se trata de una manera más de engrosar sus ahorros.

Instagram es un trabajo más para mí, al cien por cien. Yo empecé en esto cuando tenía 18 años, con $200 dólares en mi cuenta y poco más. Y un año y medio después conseguí comprarme esta casa. Ha sido todo gracias a las redes sociales”, asegura en referencia a la mansión valorada en dos millones de dólares en la que reside actualmente.

Pese a que explote su rentabilidad al máximo, a Bella no se le escapa que Instagram y el resto de sus derivados son un arma de doble filo que pueden hacer tanto daño como bien.

“A mí me criaron en un ambiente en el que las redes sociales lo eran todo. Mi madre solía manejar las mías y recuerdo que me decía: ‘Vamos a hacer cupcakes para que podamos sacarles una foto‘. Y yo me pregunta por qué no podíamos hornearlas y no sacar ninguna foto. Creo que esa es la razón por la que algunas personas acaban perdiéndose en el universo de las redes sociales, al no poder diferenciar lo que es cierto de lo que no“.