Se prevé un aumento del uso del español entre los congresistas para las próximas elecciones

La abstención entre la población hispana es más alta en las elecciones legislativas que en las presidenciales
Se prevé un aumento del uso del español entre los congresistas para las próximas elecciones
En 1990 los hablantes de español en EEUU eran 17,3 millones, una cifra que ha aumentado un 130,9 % desde entonces.
Foto: EFE / Laressa Watlington

Parece que las elecciones legislativas de noviembre a nivel federal reflejarán un aumento del uso del español entre la población de Estados Unidos. Así lo prevé un informe publicado hoy por el Hispanic Council, cuya misión es promover las relaciones entre la comunidad hispana de EEUU y España.

Así, la organización previó que los comicios favorezcan una mayor representación de los cambios en la sociedad estadounidense en los últimos años en este sentido y precisó que la relación proporcional entre los congresistas preocupados por el empleo del español en sus plataformas digitales es similar a la de hispanos con derecho a voto, aunque este colectivo ha aumentado en las tres últimas décadas.

De cara al próximo llamamiento a las urnas, se incide en que la abstención entre la población hispana es “bastante más alta” en las legislativas que en las presidenciales, por lo que “se requiere una alta capacidad pedagógica y movilizadora”.

Actualmente, el 14 % de los integrantes de la Cámara de Representantes (435 congresistas y 6 delegados territoriales) ha empleado el español en su comunicación digital, frente al 13 % de los cien senadores. Ambas cifras son menores al porcentaje de población hispana total (18 %) y mayores a la de los que tienen derecho a voto (12 %).

En la Cámara Baja, las mujeres se preocupan más por el uso de esta lengua, ya que el 23 % de las 87 miembros la han empleado en sus plataformas, frente al 12 % de los 354 varones.

Además, existe una gran brecha entre los legisladores de cada partido, ya que apenas un 4,15 %  (10 congresistas) de los republicanos ha realizado este uso, mientras que entre los demócratas esta proporción crece hasta el 25,77 % (50 integrantes).

Entre los estados, el 38 % goza de al menos un legislador o representante que se sirven del castellano en la cámara, es decir, 19 estados y el Estado Libre Asociado de Puerto Rico.

Respecto al Senado, también es mayor la porción de mujeres que emplean la lengua en sus redes (un 19,05 % de las 21 senadoras) que entre los hombres (un 11,39 % de los 79 escaños).

Por partidos, esta práctica la ejerce el 8 % de los 51 legisladores republicanos, una proporción menor a la reflejada entre los 47 demócratas, con un 19 %, una cifra que disminuye si se añaden los dos senadores independientes pero con tendencia progresista de los que ninguno emplea el español.

En cuanto a los estados de los senadores, tan solo el 20 % tiene al menos uno que utiliza este idioma, entre los que destacan California, Nevada y Virginia.

Uno de los aspectos más curiosos que se extrae del informe es que el factor de la antigüedad de los legisladores en el empleo del español varía en función de la cámara. Así, en la Cámara de Representantes aquellos que se incorporaron a partir de 2010 presentan un menor uso (un 12 %) que quienes entraron en la década de 2000 (17 %) y de 1990 (un 26 %).

Frente a esto, en el Senado esta tendencia es completamente opuesta, ya que los más veteranos apenas manejan el español en sus plataformas: entre los que accedieron en la década de 1970 no existe uso, mientras que sí lo emplean el 15 % de los que entraron desde 2010.

Además, el porcentaje de hispanos entre la población de los territorios no es sinónimo de que sus legisladores utilicen el castellano y el estado cuyos congresistas están más preocupados por esta lengua es Nevada (con un 28,5 % de comunidad hispana) y del que sus dos senadores y la mayoría de sus representantes (75 %) usan el español.

Sobre la presencia del español en el país, Hispanic Council recordó que EEUU es el segundo país del mundo en población de hispanohablantes, con cerca de 50 millones, solo por detrás de México. En este sentido, también subrayó que en 1990 los hablantes de español en el país eran 17,3 millones, una cifra que ha aumentado un 130,9 % desde entonces. Este crecimiento, está relacionado con el aumento de la población hispana, que ha pasado de los 22,4 millones en 1990 a los 57 millones en 2015, según datos del censo empleados en el informe, en torno al 18 %. Según estimaciones incluidas en el trabajo, en 2050 los hispanos supondrán el 26,6 %.

El estudio se basó en el análisis de las publicaciones en redes sociales como Facebook o Twitter y en la incorporación del idioma en las páginas web de diversas maneras, pero esto no implica que el congresista tenga conocimiento de esta lengua, sino su preocupación y la de su equipo por comunicarse en español.