“Ser indigente no me impide participar en la escuela de mis hijos”

Erika López y sus dos hijos menores llevan dos años sin hogar

“Ser indigente no me impide participar en la escuela de mis hijos”
Erika López, madre de cuatro hijos.
Foto: LA SCHOOL REPORT

Cada semana, platicamos con los padres de Los Ángeles para hablar sobre sus hijos, sus escuelas y qué preguntas o sugerencias tienen para el distrito escolar. (Vea nuestras entrevistas anteriores).


Erika López y sus dos hijos menores han estado sin hogar por dos años. Ella ha soportado la violencia doméstica. Uno de sus dos hijos mayores no fue a la universidad, y otro está en prisión.

Ella quiere una vida diferente para sus hijos más pequeños y considera que su éxito en la escuela es la clave. Se ha dado cuenta de que para que lo logren, ella necesita estar totalmente involucrada en su escuela, cosa que no hizo con sus hijos mayores.

“Quiero que se gradúen de la preparatoria, que vayan a la universidad y que tomen mejores decisiones que mis hijos mayores”. Su hija está en tercer grado y su hijo en quinto grado en Glassell Park Elementary School en el noreste de Los Ángeles, la misma escuela a la que ella asistió.

“Y no solo quiero esto para mis hijos, sino también para mi nieta”, quien también estudia en Glassell Park. “Y para todos los demás niños de esta comunidad, ¡este es mi hogar!”

López asiste a todas las reuniones y eventos escolares. Durante tres años, ha sido presidenta del Comité Asesor de Estudiantes de Inglés de la escuela y dirige un grupo de padres que funciona como el PTA, ya que no hay fondos para establecer uno oficialmente.

“Estoy decidida a romper con el patrón que seguí y que aprendí de mi propia madre, de no asistir a ninguna reunión escolar, conferencias de padres, u otras funciones escolares. Creo que no somos las únicas. Ocurre con demasiada frecuencia en mi comunidad, particularmente con los padres latinos“.

“Quiero asegurarme de que todos los padres conozcan mi experiencia y decidan participar en la escuela porque esa es la única manera de mejorar las posibilidades de que nuestros hijos tengan una vida mejor”, agregó.

López también se unió a un Grupo de Solución de Problemas para Padres (PSGs, por sus siglas en inglés) que comenzó este año en su escuela. Tres de estos grupos se establecieron en el distrito 5, representado por el miembro de la mesa directiva Ref Rodríguez con el propósito de diagnosticar problemas en sus escuelas y generar soluciones. “Los padres en los PSGs desempeñan un papel indispensable en la mejora de las escuelas públicas de Los Ángeles y en la transformación de nuestro distrito escolar”, dijo Rodríguez en su página de Facebook.

Cada grupo definirá el problema más urgente en su escuela y redactará una solución. Se reúnen todas las semanas hasta el mes de junio, cuando presentarán sus planes finales.

López lidera el grupo de ocho personas en Glassell Park. Ellos se están enfocando por ahora en cómo obtener más ayuda para los estudiantes de inglés. Su propio hijo aún no ha sido reclasificado, y ella ha visto que su desempeño escolar se ha visto afectado por no tener donde vivir.

“Ir de un lugar a otro y todo lo que hemos pasado con su padre los ha impactado. Pero Dios nos está ayudando, y estoy segura de que las cosas mejorarán una vez que superemos esta situación y ellos tengan un lugar donde enfocarse en su tarea”, dijo López.

A veces utilizan refugios, otras veces usan cupones para hoteles donde pueden permanecer hasta por un mes. Han estado en una lista de espera para encontrar un hogar permanente durante más de un año.

López dijo que ha encontrado apoyo en la directora y los maestros de la escuela. Las maestras están dispuestas a trabajar con sus hijos después de la escuela, y la escuela los está ayudando con artículos escolares y tutoría. “¡Me han ayudado al cien por ciento!”

Ella quiere aportar algo a la escuela que tanto le ha dado, ayudando a otros padres a involucrarse para que todos los estudiantes puedan triunfar.

¿Qué ha cambiado desde que te involucraste en la escuela?

¡Todo! Ha sido un cambio como de noche a día. No sabía nada sobre el tipo de apoyo que necesitan los estudiantes. Con mis hijos mayores, nunca estuve involucrada en la escuela, y es por eso que solo uno de ellos se graduó de la preparatoria, pero se involucró en pandillas y drogas y ahora está en prisión. Estar involucrado en la escuela, especialmente en comunidades como esta, realmente marca una diferencia. He aprendido que la voz de los padres es muy importante para ayudar a los niños de nuestra comunidad. Mi situación no es buena, pero me ha ayudado a abrir los ojos. Ahora sé que puedo hacer más por mis hijos. Estoy actuando ahora antes de que sea demasiado tarde.

¿Por qué quieres que otros padres formen parte del Grupo de resolución de problemas para padres?

Nuestra escuela está perdiendo estudiantes y perdiendo dinero. Si no mejoramos lo que tenemos, los padres eligen llevarlos a otras escuelas. Pero esta escuela es importante para esta comunidad, para mí. Tenemos 360 estudiantes, y solo ocho padres asisten a todas las reuniones, a todas las capacitaciones. Somos los mismos todo el tiempo. Ya sabemos lo que queremos para nuestros hijos, pero queremos que otros padres lo sepan. Necesitamos que más padres participen, necesitamos que cuiden de sus hijos y de todos los niños de la comunidad.

¿Cuáles son las necesidades más críticas de escuela y qué te gustaría que cambiara?

Necesitamos obtener más apoyo para los alumnos que estudian inglés como segundo idioma. Por eso me convertí en presidenta de ELAC durante los últimos tres años, para ayudar a sus padres a estar al tanto de lo que necesitan saber. Necesitamos arreglar el letrero de anuncios de la escuela en la entrada porque así es como les informamos a los padres sobre nuestras reuniones y eventos, pero ni siquiera tenemos dinero para eso. Necesitamos rampas para personas discapacitadas. Necesitamos dinero para la tutoría después de clases. Necesitamos fondos para programas que capaciten a los padres en tecnología (y) cómo apoyar a nuestros hijos con la tarea utilizándola.

Creo que ayudar a los padres a involucrarse en la escuela es mi vocación. Quiero que todos los padres sepan que mi situación no es buena, pero aún quiero aprender cómo puedo apoyar más a mis hijos con su educación y cómo otros padres pueden hacer lo mismo. ¡No estamos solos! Siempre hay ayuda, solo tenemos que preguntar. Las puertas están abiertas, solo tenemos que echarle ganas.

Este artículo es cortesía de LA School Report en español.