Editorial: La Opinión apoya a Antonio Villaraigosa para gobernador de California

El próximo gobernador de California deberá confrontarse con el ataque frontal de la administración Trump
Editorial: La Opinión apoya a Antonio Villaraigosa para gobernador de California
Villarraigosa insistió en que la comunidad latina debe defender la tradición de una reforma migratoria sensible.
Foto: J. Emilio Flores / La Opinion

En las elecciones primarias de junio para gobernador de California lideran dos buenos candidatos: Antonio Villaraigosa fue líder sindical, presidente de la Asamblea Legislativa de California, concejal y alcalde de Los Ángeles. Gavin Newsom es vicegobernador, exconcejal, exalcalde de San Francisco y empresario de la industria vitivinícola. Ambos son altamente cualificados y respetados por su servicio público.
De ambos, La Opinión apoya a Antonio Villaraigosa para gobernador de California. Así como generó orgullo en la comunidad al ser electo primer alcalde latino de Los Ángeles moderno, su elección a gobernador puede honrarla aún más y dignificarla.
Debemos establecer que es más adecuado que Newsom.
Hoy, Newsom apoya las ciudades santuario y dijo estar dispuesto a ir a la cárcel para apoyar a los indocumentados. Promovió legalizar el matrimonio gay y se opuso a Donald Trump. Bien.
Pero no siempre fue así.
En 2008, como alcalde San Francisco, Newsom abandonó la política de santuario existente e ignorando la junta de Supervisores, posibilitó la entrega de menores de edad arrestados a ICE, que los deportó. Aunque cambió de política en los años subsiguientes y defendió a la comunidad inmigrante, fue inconstante. En 2010 endureció su postura; luego ya no.
La impresión es que históricamente, Newsom ha tomado la inmigración, crucial para la comunidad latina, como otro cálculo más, donde el cambio es posible y el compromiso probable. Su actitud no fue lo constante que esperaríamos.
Villaraigosa tiene un compromiso con la comunidad en cuanto a la inmigración, porque durante décadas de activismo en el sur de California y como quien creció en el barrio de Boyle Heights, mostró ser parte orgánica de ella.
Los críticos de Villaraigosa apuntan a un enfrentamiento con los maestros, en cuyo sindicato tuvo una larga carrera. Creemos que no tuvo otra alternativa. Como respuesta a la crisis en algunas escuelas, buscó modelos alternativos para favorecer el aprendizaje. El sindicato no se lo perdonó y ahora respalda a Newsom.
Villaraigosa fue alcalde durante la gran Recesión, una época difícil y de escasez de fondos para la ciudad. Sin embargo, tuvo un impacto local positivo en el futuro del transporte público, la disminución del crimen y el manejo de la economía.
Dentro de la familia latina, consideramos que a veces se lo juzga diferente y más severamente que a otros, por cuestiones personales. Esa actitud la creemos ahora innecesaria.
El próximo gobernador de California deberá confrontarse con el ataque frontal de la administración Trump. Creemos que Antonio Villaraigosa puede conducirnos en este frente y representar los intereses vitales de la población.
De los varios aspirantes a gobernador, los dos primeros pasarán a la elección de noviembre. Villaraigosa debería ser uno de ellos.
El exalcalde de Los Ángeles tiene las condiciones, la experiencia y los valores necesarios para el puesto. Vota por Villaraigosa para gobernador de California.

Alrededor de la web