Ashley Judd cayó en la lista negra de Harvey Weinstein

La actriz rechazó las propuestas sexuales del productor y por esto él la marcó como poco profesional
Ashley Judd cayó en la lista negra de Harvey Weinstein
Ashley Judd.
Foto: Justin Sullivan / Getty Images

La actriz Ashley Judd ha emprendido acciones legales contra el denostado productor Harvey Weinstein, al que ya acusó en su momento de haberle acosado sexualmente y contra el que ha dirigido buena parte de sus críticas en relación con el sexismo y el trato vejatorio que padecen las mujeres de Hollywood, alegando en esta ocasión que la campaña de difamación que este inició contra ella le costó varios trabajos en la industria y, de forma especial, un papel de relevancia en la trilogía de ‘El Señor de los Anillos’.

Por culpa de sus mentiras e injurias sin fundamento, Weinstein consiguió que la señorita Judd acabara en una especie de lista negra, destruyendo efectivamente su capacidad para trabajar en una franquicia multimillonaria que terminó haciéndose con 17 premios de la Academia, así como con varias nominaciones”, reza un extracto del informe que los abogados de la intérprete han facilitado al tribunal que estudiará el caso.

En el mismo documento, los representantes legales de la estrella de Hollywood atribuyen directamente al productor -cuya empresa se declaró recientemente en bancarrota tras acumular deudas millonarias vinculadas de alguna forma a su caída en desgracia- una estrategia de “declaraciones falsas y maliciosas con las que cuestionar su profesionalidad como actriz“: una respuesta, a su juicio, de la negativa de Judd a someterse a las indecentes propuestas sexuales que este le sugería.

Poco después de que se diera a conocer que Ashley Judd había recurrido a los tribunales en busca de una reparación económica por los daños causados, la propia intérprete ha echado mano de su cuenta de Twitter para ahondar en los detalles de su demanda y, sobre todo, para dejar bien claro que cualquier beneficio que pueda extraer de su batalla legal irá destinada a la financiación del movimiento ‘Time’s Up’.

Esta es mi queja legal. Le estoy demandando para conseguir una indemnización económica ligada al daño que ha hecho a mi carrera como consecuencia del acoso sexual. Cualquier reparación económica irá a parar al movimiento ‘Time’s Up’, para que los trabajadores y las trabajadoras estadounidenses que sufren acoso sexual y venganzas de esta naturaleza tengan ayuda a su disposición”, ha escrito la artista en su perfil.