Distritos sin representación en California

Debido a renuncias y suspensiones, varias zonas de Los Ángeles no tienen voz en Sacramento
Distritos sin representación en California
Miembros del Senado del Estado de California en el Capitolio en Sacramento.
Foto: Archivo / AP

El escándalo de acoso sexual en la legislatura de California ha dejado sin voz ni representación a numerosos distritos legislativos en el Sur de California.

Ese mismo vacío de representación ha ocurrido con cinco distritos legislativos demócratas cuyos representantes, al menos tres de ellos dejaron el escaño, tras ser acusados de acoso sexual y verse obligados a renunciar.

Ese fue el caso del senador demócrata de Artesia, Tony Mendoza, quien presionado por una posible expulsión, renunció el 22 de febrero pero ahora anda en campaña para regresar. El distrito 32 del Senado abarca gran parte de Buena Park, Lakewood, y Artesia, Bellflower, Cerritos, Commerce, Downey, East La Mirada, Hacienda Heights, Montebello, Norwalk, Pico Rivera, Santa Fe Springs, y Whittier principalmente.

Una investigación independiente encontró que Mendoza “coqueteó” y se enfrascó en comportamiento “sexualmente sugestivo” con varias de sus internas y ayudantes.

El se ha disculpado con todos lo que se sintieron incómodos a su alrededor, aunque ha dicho que lo que recuerda de esos incidentes no encaja con lo que descubrieron los investigadores del Senado.

También Raúl Bocanegra, quien representaba como asambleísta el distrito 39 del noreste del Valle de San Fernando, renunció al cargo el 27 de noviembre de 2017.

Desde entonces su distrito se quedó acéfalo. El 39 es un distrito mayormente latino y demócrata que incluye zonas como Arleta, Lake View Terrace, Mission Hills, North Hollywood, Pacoima, Sun Valley, Sunland-Tujunga, Sylmar y San Fernando.

Otro asiento que quedó vacante fue el del distrito 45 de la Asamblea estatal cuando Matt Dababneh renunció el 1 de enero, también por alegatos de acoso sexual.

El distrito 45 abarca Calabasas, Hidden Hills, Canoga Park, Encino, Reseda, Northridge, West Hills, Winnetka, Woodland Hills, Tarzana, Bell Canyon, ésta última en el condado de Ventura.

Todos estos están ahora en medio de elecciones especiales para buscar alguien que complete los periodos sin terminar de estos politicos, algo que en promedio cuesta arriba de $1 millón de dólares por votación.

La asambleísta Cristina Garcia camina en Bell Gardens junto al gobernador Jerry Brown. (Aurelia Ventura)
La asambleísta Cristina Garcia camina en Bell Gardens junto al gobernador Jerry Brown. (Aurelia Ventura)

 

Otro distrito que está sin representación es el 58 que abarca las ciudades de Artesia, Bell Gardens, Bellflower, Cerritos, Commerce, Downey, Montebello, Norwalk, Pico Rivera y otras parte del condado de Los Ángeles.

El distrito es liderado por Cristina García, quien desde el 9 de febrero tomó una licencia tras ser acusada de acoso sexual durante una fiesta donde había alcohol. La semana pasada también salieron a luz pública denuncias de comentarios racistas contra asiáticos y homofóbicos hechos por ella, algo que admitió.

Garcia, quien busca la reelección, prometió regresar a su curul una vez concluida la investigación que se sigue sobre estos alegatos, pero mientras tanto sus representados siguen sin voz.

Impacto a candidaturas

Los escándalos en que están envueltos tanto Mendoza como García les afectan en sus cofres de campaña de reelección.
Según reportes financieros, Mendoza ha recaudado menos de $10,000 dólares para los dos cotejos en que compite el 5 de junio: una elección para llenar los cinco meses restantes del periodo que dejó vacante y otra para elegir a quien represente el distrito por los próximos dos años.

Mientras tanto, tres de sus adversarios han sobrepasado los $100,000 dólares cada uno: Bob Archuleta, concejal de Pico Rivera; Vicky Santana, vicepresidenta de la Junta del Colegio Rio Hondo y el concejal por Artesia, Ali Sajjad Taj.
En lo que sí ha gastado más de $216,000 dólares Mendoza es en pagos a un fondo de defensa legal, ya que está siendo demandado por una exempleada suya por despido injustificado.

García, quien ha tomado una licencia de su puesto mientras se investigan alegatos de que acosó a empleados e hizo comentarios homfóbicos y contra asiáticos, también enfrenta problemas obteniendo dinero para su campaña, en la que solo ha recolectado $61,000 dólares.

Mientras tanto, otros candidatos que buscan desbancarla del puesto, como el vicealcalde de Commerce, Iván Altamirano; y el concejal de Bell Gardens, Pedro Aceituno, han sobrepasado ese monto.

Razones de salud

Los residentes del distrito 54 de la Asamblea también se quedaron sin representante cuando el 27 de diciembre de 2017, el senador Sebastián Ridley Thomas renunció abruptamente a su asiento por problemas de salud que le impedían ejecutar sus labores legislativas.

El distrito 54 comprende Culver City, Baldwin Hills, Century City, Crenshaw, Leimert Park, Mar Vista, Mid-City, West Los Angeles, Westwood, Inglewood, Ladera Heights y View Park-Windsor Hills.

El senador estatal Kevin de León dijo a La Opinión que es “triste que los constituyentes no tienen voz y voto para representar sus intereses en el Capitolio”.

Señaló que espera que “voten de la forma más rápida para elegir a sus legisladores”.

También mencionó que la legislatura estatal tomó medidas el año pasado tras el escándalo de acoso sexual.

“Cuando analicen el trabajo que hemos hecho, será un modelo para todo el país”, señaló, en referencia a una línea de ayuda 1 (800) que establecieron y al hecho de que se contrató un investigador independiente para revisar los casos que se presentaron.

“Decidí que era un sistema anticuado para mujeres que tenían miedo de reportarlo”, destacó.