Continúa la riña por mantener el liderazgo de los Estudios Centroamericanos 

Continúa la riña por mantener el liderazgo de los Estudios Centroamericanos 
02/13/18 / LOS ANGELES/Professor Jocelyn Duarte joined by several dozen CSUN students and professors outside the office of Dean Elizabeth Say. The students tried to present a letter of protest to Dean Elizabeth Say. The students protest what they claim is the beginning of a possible cut to Central American studies classes. They fear that what happened in Arizona, the elimination of ethnic studies, will happen in their campus. (Photo by Aurelia Ventura/La Opinion)
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

A pocos días de que profesores y estudiantes de la Universidad Estatal de California, Northridge (CSUN) hicieran pública su preocupación por el posible desmantelamiento del Departamento de Estudios Centroamericanos (CAS) por parte de la institución, han surgido reacciones contrarias.

La semana pasada, varios alumnos y docentes advirtieron que el próximo director, posiblemente un profesor de matemáticas, no representa “ni la cultura ni la experiencia” del tema centroamericano. Pidieron una explicación a la decana del Colegio de Humanidades Elizabeth A. Say—al cual pertenece el CAS—ya que ella lo nombró candidato.

Hasta el momento la decana no los ha recibido.

Los críticos dijeron que la decana limitó el número de votantes por el director a tres profesores de tiempo completo, dejando a unos 10 profesores de tiempo parcial fuera, y piden que el actual titular, el profesor Douglas Carranza, continúe en su puesto ya que cuenta con la experiencia y la cultura centroamericana.

Por otra parte, otro grupo de exestudiantes y fundadores del programa de CAS hace casi 20 años enviaron una carta abierta a la decana Say pidiendo más control en el departamento.

Entre otras críticas, consideran que el Departamento no ha hecho lo suficiente para mantener a sus profesores y por ende durante los últimos 15 años solamente hay cinco a tiempo completo.

“Cuando supimos que los expertos talentosos solicitaban enseñar en CAS, estábamos eufóricos. Vimos nuestra visión realizada. Pero año tras año los profesores de tiempo completo han dejado CAS, y eso continúa alarmándonos”, explica la carta firmada por 13 miembros y con fecha del 18 de abril.

“Nuestra visión de los problemas actuales que enfrenta el Departamento CAS incluye nuestra profunda preocupación de que el programa no pudo retener a sus docentes en los últimos 15 años, excepto dos. Los departamentos no pueden crecer y expandirse sin atraer y mantener a profesores calificados”, relata la carta.

“Hacemos un llamado a la decana Say y la Universidad para que se asegure el futuro del programa CAS al crear las condiciones que garanticen que los tres nuevos profesores de tiempo completo tengan un ambiente de trabajo que favorezca su estabilidad a largo plazo y la del programa de CAS”.

Hablan sin fundamentos

No obstante, el grupo de profesores y estudiantes que pide respuestas de la decana dijo que quienes critican no tienen motivos puesto que no han estado presente durante todos estos años de desarrollo y mejoras.

“Crecimos de un ‘minor’ a una licenciatura de Estudios Centroamericanos y hemos graduado a más de 160 estudiantes”, dijo Jocelyn Duarte, quien se graduó de CSUN en el 2011 con esa licenciatura y actualmente es profesora a tiempo parcial en CAS.

Duarte es una de los profesores que no podrá votar por el próximo director. No obstante, aseguró que conoce de primera mano el desarrollo: “yo soy el testimonio en persona del crecimiento de este programa”, dijo.

Este grupo conformado por casi 100 estudiantes y graduados enviaron otra carta a la decana Say el 19 de abril pidiendo que se trabaje en equipo ya que el departamento tambalea.

“Un departamento próspero está bajo la amenaza de ser desmantelado por tácticas políticas precarias implementadas por la institución y el Colegio de Humanidades enfrenta a los docentes entre sí”, relata la carta de los estudiantes. “Tememos que esto no sea más que una puerta trasera para desmantelar los programas comparativos de estudios culturales, entre los que se incluyen Estudios Centroamericanos, Estudios Queer, Estudios de Mujeres y Género, y otros programas de estudios étnicos”.

Los estudiantes pidieron a los profesores y facultad que pongan a un lado sus diferencias y trabajen unidos.

“No permitiremos que este departamento se convierta en una párrafo en la historia de Cal State Northridge… los exalumnos y estudiantes actuales lucharán por su existencia”.

La decana Say se limitó a decir en un comunicado que el Departamento de CAS siempre ha tenido y continuará teniendo todo su apoyo.

“No hay ningún esfuerzo de mi parte para eludir la elección del director del departamento, para eliminar al actual director del departamento o para imponer una presidencia en el departamento”, dijo la decana asegurando que su papel es seguir la negociación colectiva entre CSUN y la Asociación de Docentes de California. Esto incluye admitir a cualquier profesor capacitado para la posición de director.

La decana Say dijo que ella también apoya la misión de CSUN en todos los programas que promueven la diversidad y la inclusión.

“Valoramos las contribuciones que CAS y otros programas para mejorar la experiencia educativa de nuestros estudiantes y para cumplir la misión de la Universidad de servir a las comunidades de nuestra región”.

El departamento de Estudios Centroamericanos estará llevando a cabo una conferencia de un día el sábado donde—entre otros temas—se hablará de la presente situación.

La reunión será en el Salón Orange Grove Bistro de CSUN localizado en 18111 Nordhoff St, Northridge, CA 91330 a partir de las 8:30 de la mañana.

 

?>