Antonio Villaraigosa, candidato a gobernador de California, confía en sus logros pasados

El exalcalde de Los Ángeles dice que la reducción del crimen en la ciudad y sus acciones en educación lo cataloguen como el más calificado para gobernar el estado

Antonio Villaraigosa, candidato a gobernador de California, confía en sus logros pasados
El exalcalde de Los Ángeles, Antonio Villaraigosa. ( Aurelia Ventura/ La Opinion)
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión

Los números cuentan la historia de lo que sucede cuando los californianos se enfocan en lograr cosas grandes juntos. Antonio Villaraigosa, candidato  a gobernador del Estado Dorado defiende sus logros como alcalde de Los Ángeles, donde duplicó el número de escuelas de alto rendimiento y las tasas de graduación pasaron del 44% al 72%.

Villaraigosa, quien gobernó Los Ángeles del 1 de julio de 2005 al 1 de julio de 2013, cuenta en su historial haber logrado con la Medida R un total de $40,000 millones de dólares para proyectos de transporte, incluidas nuevas líneas ferroviarias y de autobuses.

Bajo su mandato, Los Ángeles fue la primera gran ciudad en establecer el objetivo de independizarse del carbón para 2025 y, trabajó para que se redujeran las emisiones totales de gases de efecto invernadero en casi un 30 por ciento.

Esos hechos y otros son reconocidos por quienes le han otorgado su respaldo en el camino a la gubernatura de California.

“Entre todos los candidatos demócratas, creo que Antonio es el más cualificado para el cargo de gobernador”, dijo el doctor Yxstian Gutiérrez, alcalde de la ciudad de Moreno Valley. “Escogí desde el principio a Antonio porque tiene la experiencia de haber gobernado una ciudad de más de 3  millones de habitantes como Los Ángeles, donde redujo el crimen de manera notable”.

Villaraigosa junto al jefe del LAPD, Charlie Beck, cuando era alcalde de Los Ángeles. (Archivo)

 

Lucha contra el crimen

Villaraigosa, junto al exjefe del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD), Bill Bratton, llevaron a cabo una expansión de la fuerza policial y, aunque en 2009 el Concejo Municipal aprobó congelar la contratación para el LAPD y el Departamento de Bomberos, los índices de criminalidad en toda la ciudad cayeron al nivel más bajo desde 1956.

Y aunque hubo quienes criticaron al exalcalde, citando una tendencia de sentencias de prisión más largas para criminales como la razón del cambio, el crimen se redujo en toda California, entre 1994 y 1999.

El número total de homicidios cayó y los relacionados a pandillas disminuyeron más del 24 por ciento en 2008, según un reporte no partidista de la Oficina de Análisis Legislativo en torno a la ley de Tres Delitos y Fuera, una década después de su implementación.

“Yo admiro a Antonio porque, como maestro desde hace 13 años en el Distrito Escolar de Moreno Valley, pude ver sus esfuerzos porque nuestros estudiantes latinos se graduaran de la secundaria”, añadió Gutiérrez. “Necesitamos un gobernador demócrata que pueda unir al estado y sepa pelear contra las políticas que está implementando [Donald] Trump contra la comunidad latina”.

Villaraigosa, de 65 años, es partidario de que California funcione para todos, y reconoce que esto comienza asegurando que todos tengan voz.

“Me postulo para como Gobernador hacer grandes cosas, comenzando con la reconstrucción de nuestra clase media, invirtiendo en nuestras escuelas y reparando nuestra infraestructura”, indica. “Pero nunca vamos a lograr que este estado funcione nuevamente para nosotros, a menos que demos la voz a las personas que con demasiada frecuencia no se escuchan en Sacramento; de eso se trata mi campaña: dar voz a todos”.

Antonio Villaraigosa habla con unos niños en una escuela de Los Ángeles. (Aurelia Ventura/La Opinion)

 

La importancia de la educación

Villaraigosa nunca ha ocultado su origen humilde: creció en el barrio de Boyle Heights en Los Ángeles y fue criado por su madre, expulsado de la escuela secundaria hasta que un maestro de escuela pública, Herman Katz, le brindó una segunda oportunidad.

“Es por eso por lo que sé de primera mano cómo una educación puede abrir puertas y cambiar el curso de una vida”, dijo. “Mi madre nos educó con una pasión por la justicia; trabajé como voluntario en el movimiento de trabajadores agrícolas y encabecé las huelgas estudiantiles. Yo era uno de esos niños de los que otros pensaron que no iba a salir adelante, pero tuve la bendición de vivir en un estado que les dio a los niños como yo una segunda oportunidad”.

Bob Archuleta, candidato al senado estatal por el distrito 32 y concejal de Pico Rivera, describió que le une una amistad de hace 15 años con Villaraigosa, porque los padres de ambos estuvieron ligados como paracaidistas en el servicio militar de Estados Unidos.

“Tanto Antonio como yo tenemos un amor especial por los veteranos; ojalá que si llega a la gubernatura podamos tener grandes programas para los veteranos de California y atender, especialmente, a aquellos que viven desamparados”, dijo Archuleta a La Opinión.

Por otra parte, destacó que si Villaraigosa es elegido como primer mandatario latino de California en la era moderna, aparte de trabajar para todos, “tendría que decirle a [Donald] Trump y a todos que en California somos fuertes por la diversidad de nuestra gente y por eso somos la quinta economía del mundo; él deberá ponerse firme en la defensa de California”.

De acuerdo con una encuesta de Survey USA para Eyewitness News/SCNG, el vicegobernador Gavin Newsom y Antonio Villaraigosa lideran a los candidatos demócratas en las preferencias electorales para las primarias del 5 de junio. Newsom tenía el 21% hasta el 24 de abril, y Villaraigosa el 18%. Si nadie consigue más del 50% de los votos, los dos candidatos con el mayor número de sufragios avanzan a la elección general del 8 de noviembre.