Demandan a cosmetóloga por mostrar imágenes y provocar daños irreversibles a sus pacientes

La clínica de la dra. Boutté era muy conocida, gracias a la publicidad realizada en Internet, en donde siempre aparecía ella, muy sonriente, bailando y cantando durante las cirugías de sus pacientes
Demandan a cosmetóloga por mostrar imágenes y provocar daños irreversibles a sus pacientes
La dra. Boutté es muy conocida por sus videos promocionales.
Foto: YouTube

Windell Davis Boutté es una famosa cirujana estética que tiene su clínica en Lilburn, Georgia, y quien ha conseguido miles de clientes gracias a los videos promocionales de su trabajo que sube en YouTube e Instagram, en donde se muestra feliz y bailando, e incluso haciendo cosas irreverentes, mientras lleva a cabo sus operaciones.

Ahora, Boutté enfrenta cuatro juicios por violar los derechos de sus pacientes, ya que muchos de ellos prohibieron ser exhibidos en estos videos, y también por haber realizado malas prácticas que trajeron consecuencias fatales.

Una de las demandantes es Icilma Cornelius, quien durante la cirugía que le practicó esta cosmetóloga, sufrió un paro cardíaco al suministrarle diversas sustancias en lugar de anestesia y pasó tanto tiempo sin oxígeno que derivó en un daño irreversible a su cerebro y por ende, no puede valerse por sí misma.

Otro caso es el de Monte Jackson, quien recibió $29,000 dólares de indeminzación por haber tenido que pasar cuatro noches en un hospital, luego de que se le formara un coágulo peligroso, tras una operación realizada por la también dermatóloga. Además, es una de las pacientes que especificó que no quería que utilizaran su cuerpo en sus videos e hicieron caso omiso a dicha petición.

Las otras dos demandas provienen de las hermanas Mitzi McFarland y Kristine Dolly, quienes acudieron a Boutté para que les realizara un tratamiento denominado SmartLipo, el cual se realiza con láser, pero que la doctora decidió cambiar y practicar una liposucción, lo cual les dejó en el cuerpo cicatrices considerables.