‘Separar niños de sus padres es vivir un infierno en la tierra’

Marcha a nivel nacional para evitar separación de familias inmigrantes tiene eco en L.A.

El grupo se reunión frente al edificio federal del centro de L.A.. / Foto: Aurelia Ventura.
El grupo se reunión frente al edificio federal del centro de L.A.. / Foto: Aurelia Ventura.
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion
Algunos participantes se animaron a llevar a sus bebés. / Foto: Aurelia Ventura.

En Los Ángeles decenas de personas se reunieron este viernes frente a la oficina federal de inmigración, en el centro de la ciudad, para manifestarse en contra de las autoridades que, según indicaron, “separan a los niños de sus padres y los mantienen en condiciones deplorables”.

“El gobierno ha admitido haber aprobado este infierno en la tierra que dicen es una forma de detener la inmigración”, dijo la activista Rebeca Meiers. “Las autoridades han encontrado miles de niños en condiciones no sanitarias”.

La protesta de ayer fue una de muchas demostraciones que se llevaron a cabo en todo el país, bajo el slogan de #FamiliesBelongTogether (las familias pertenecen juntas), producto de una nueva campaña de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU).

María Ibáñez, activista de ACLU, dijo que participó del evento porque siente la necesidad de luchar por los niños que están sin sus familias y son enviados con personas que en muchas ocasiones no hablan su idioma.

“Mi mensaje es que por favor dejen de hacer esto a las familias. La migración es un fenómeno mundial que no podemos tapar. Es la realidad y separar a los niños no es la solución”, dijo la mujer de origen peruano.

Algunos participantes se animaron a llevar a sus bebés. / Foto: Aurelia Ventura. 
Exigieron saber dónde están esos 1,500 niños que salieron del radar del gobierno federal. / Foto: Aurelia Ventura.

Mientras tanto Lupe Ramírez señaló que los niños no deberían de ser separados ni mucho menos “extraviarlos”.Ella llevaba consigo una pancarta que rezaba: “¿Cómo pierdes 1,500 niños?” en referencia a los menores no acompañados, a quienes el gobierno federal les perdió el rastro en 2017, según dijo la autoridad de Servicios Sociales Steven Wagner.

“No saben si los pusieron con familias foster o si los dejaron detenidos porque solo deportan a las familias y los niños se quedan en los centros de detención y no se sabe qué pasa con sus futuros”, dijo Ramírez quien llegó a la marcha desde Anaheim. “¿Qué les parecería que alguien se lleve a sus niños y nunca los vuelvan a ver?”, cuestionó a las autoridades de Migración.

El grupo dijo que no va a tolerar los actos inhumanos y abusivos del poder y estarán realizando más actos públicos para luchar por la reunificación de familias.