Por qué el cóndor hace su nido en Chile pero se alimenta en Argentina

¿Cómo se explica el misterio?
Por qué el cóndor hace su nido en Chile pero se alimenta en Argentina
Sergio Lambertucci estudia los cóndores en la Patagonia. Foto: Gonzalo Ignazi
Foto: BBC

¿Por qué muchos cóndores hacen su nido a más de 100 km del lugar en el que se alimentan?

El enigma desconcertó a un equipo de expertos en Argentina encabezados por Sergio Lambertucci, investigador del Instituto de Investigaciones en Biodiversidad y Medioambiente argentino (Inibioma) y de la Universidad Nacional del Comahue.

Lambertucci, quien lleva más de dos décadas estudiando al cóndor andino (Vultur gryphus), investiga el comportamiento deestas aves en el noroeste de la Patagonia y monitorea sus movimientos colocándoles transmisores GPS.

El cóndor andino habita a lo largo de la Cordillera de los Andes y anida en acantilados rocosos. Es un ave carroñera, que se alimenta de animales muertos.

Los investigadores notaron que muchos cóndores adultos cruzaban la cordillera hacia Chile para nidificar, pero volaban grandes distancias para alimentarse en Argentina.

“La primera pregunta que nos vino es por qué tienen los nidos allá(en el lado chileno) si realmente no comen allá“, señaló Bertolucci a BBC Mundo.

¿Cómo se explica el misterio?

Ballenas filtradoras

“La hipótesis que surgió es que estos cóndores venían actualmente a comer del lado argentino porque del lado chileno ya no tenían alimento”, señaló Lambertucci.

Los nidos eran cercanos a la costa y en algunos casos estas aves necesitaron hacer recorridos de hasta de 176 km para alimentarse.

Cóndor hembra con un transmisor GPS

BBC
Los investigadores colocaron transmisores GPS en las aves. El transmisor puede verse en este cóndor hembra. Foto: Gonzalo Ignazi

“Creíamos que la existencia de esos nidos localizados en una zona tan apartada de su lugar de alimentación actual se debería a que tiempo atrás estas aves se nutrirían de los cadáveres de mamíferos marinos -principalmente las ballenas filtradoras- hoy muy reducidos a nivel mundial debido a la acción del hombre en los últimos cien años”, agregó el científico argentino.

El secreto está en las plumas

Para poder verificar esta hipótesis, los investigadores realizaron análisis isotópicos de las plumas de cóndores actuales de la Patagonia y de individuos de la misma especie que habitaron la zona entre 1841-1933.

Lambertucci (centro) junto a Emily Shepard y Orlando Mastrantuoni soltando un cóndor al que se colocó un transmisor GPS.

BBC
Lambertucci (centro) y sus colegas soltando un cóndor al que se colocó un transmisor GPS. Foto: gentileza Sergio Lambertucci

“Los resultados que obtuvimos son muy interesantes y apoyan nuestra hipótesis respecto de la modificación de la dieta de los cóndores. Mientras para los individuos actuales los recursos marinos componen en promedio menos de un 8% de su alimentación, para los antiguos representaba cerca de un tercio de la misma”, explicó Lambertucci.

Los científicos capturaron individuos en la actualidad para tomarle muestras de sus plumas y buscaron en museos de todo el mundo cóndores que tuvieran al menos entre 80 y 100 años de antigüedad.

“Utilizamos una técnica que ahora se usa muchísimo que es la de isótopos estables. Uno puede a partir de la caracterización de la composición de carbono, nitrógeno y azufre, ver de qué estaba compuesta la dieta”, señaló el investigador argentino a BBC Mundo.

El nuevo estudio de Lambertucci y sus colegas fue publicado en la revista de la Academia de Ciencias de Reino Unido, Proceedings of the Royal Society B.

“Vuelven a la zona donde nacieron”

Uno de los enigmas no resueltos es por qué muchos cóndores nidifican tan lejos de su fuente de alimento cuando esto les implica un gran gasto de energía.

Un cóndor macho junto a un cóndor hembra

BBC
Los machos tienen una cresta y pesan cerca de 16 kilos, el doble que las hembras. Foto: Gonzalo Ignazi

“No tenemos la respuesta, pero podemos pensar en posibles explicaciones”, afirmó Bertolucci a BBC Mundo.

“Muchas de estas aves son muy filopátricas, es decir, nacen y vuelven a la zona donde nacieron cuando ya son adultos y pueden reproducirse, y eso es un comportamiento que está muy fuertemente fijado genéticamente”.

“También tenemos que pensar que es una especie muy longeva que en cautiverio puede llegar a vivir 70 años, con lo cual las parejas que están ahora del otro lado hace 50 años seguramente ellas o sus padres se alimentaban de ballenas y otros recursos marinos, y esta puede que sea la primera o segunda generación de aves que ya no tiene ese recurso tan a la mano”.

Además de la reducción de ballenas hay otro factor clave que puede haber modificado los patrones alimenticios del cóndor. “No lo podemos probar pero en muchos otros lugares del mundo se ha visto un efecto combinado del aumento de la cantidad de gente debido a la urbanización en las costas”.

Cóndores alimentándose de los restos de una ballena filtradora

BBC
Las ballenas filtradoras y otros recursos marinos fueron un alimento tradicional de los cóndores, pero se han reducido debido a la acción humana. Foto: Maria Constanza Marchesi

“Son animales a los que no les gusta nada bajar a comer donde hay gente“.

“Requieren de áreas abiertas”

La razón por la cual tantos los cóndores que anidan al este como al oeste de la cordillera se alimentan en territorio argentino se debe a las características del paisaje y de la fauna a ambos lados de la cadena montañosa.

“El margen occidental de la cordillera termina en la costa del Pacífico, mediada por una zona boscosa en la que los animales al morir no se transforman en un recurso disponible para los cóndores que requieren de áreas abiertas para poder buscar y descender”, explicó Lambertucci.

Cóndor

BBC
Los cóndores son monógamos y muy longevos. Viven cerca de 70 años.

“En cambio, del lado argentino se une a la estepa patagónica, muy abundante en herbívoros nativos y exóticos, donde también se realiza la cría extensiva de ganado”, explica el investigador.

Por otra parte, si bien en el lado chileno también hay ganado, “este se produce en parcelas de pocas hectáreas, por lo que los productores remueven rápidamente a los animales muertos porque puede ser un foco infeccioso, y no dan tiempo a que se conviertan en alimento para las aves carroñeras”.

“Los ecosistemas están interconectados”

La fascinación de científico argentino con el cóndor comenzó desde niño. “Hay una anécdota. Desde muy chico cada vez que iba a un museo me sacaban una foto apuntando a un cóndor”.

La fascinación con la especie continuó cuando Lambertucci decidió dedicarse a la biología de la conservación.

“Es una especie que es realmente muy difícil de estudiar”.

Pone un solo huevo cada dos años y puede moverse a lo largo de un solo día 400 km“.

“Los cóndores con GPS que marcamos acá en Bariloche han recorrido casi la totalidad de Patagonia y uno puede preguntarse cómo hace un ave de este tipo para sobrevivir en la actualidad con los cambios que el hombre está haciendo en el paisaje”.

“Nuestros resultados sugieren fuertemente que si bien la distribución de los nidos a ambos costados de la cordillera no ha sido modificada por la acción humana en las últimas décadas -se trata de acantilados en la roca muy agrestes- sí se ha modificado mucho la fuente de alimentación, que del lado argentino pasó a ser principalmente ganado y del chileno se perdió al reducirse de forma drástica la fauna marina”, afirma el investigador.

“Los cambios que el hombre realiza en un ambiente tan distante a la cordillera como el océano pueden estar impactando a decenas de kilómetros del mismo”, señaló Lambertucci.

“Esto es algo que muchas veces no se considera, pero que es clave, ya que los ecosistemas están interconectados de muchas maneras y los efectos que producimos son muchas veces impensados”.