Vecinos desesperados por desalojos en el sur centro de Los Ángeles

Dicen lamentar que los nuevos propietarios no quieran dialogar con ellos y que con su concejal no se solidarice
Vecinos desesperados por desalojos en el sur centro de Los Ángeles
Jackeline López, junto a sus dos pequeñas hijas, dice luchar para evitar ser desalojada. / Foto: Aurelia Ventura.
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

Decenas de vecinos que habitan en siete edificios cerca de la Universidad del Sur de California (USC) viven con el Jesús en la Boca desde que los nuevos propietarios de sus viviendas de renta, les dieron un ultimátum para desalojar.

“Recibimos una carta, en noviembre pasado, en la que se nos informa que los edificios tenían nuevos dueños, y nos pedían desalojar en un periodo de 60 a 90 días porque nuestros departamentos serían remodelados para convertirlos en unidades para los estudiantes de USC”, dice Jacqueline López, residente de los inmuebles localizados en el bulevar Exposición entre los números 1100 y 1132.

Los nuevos dueños son Chung Suk Kim y Hae Jung Kim a quienes el viernes por la tarde, los inquilinos les hicieron una protesta en un mall de su propiedad localizado en el 5044 del bulevar Wilshire.

López confiesa que la noticia le cayó como bomba. “Fue muy traumático. Yo acababa de dar a luz, y mi mamá estaba en camino de El Salvador a Los Ángeles con un cáncer avanzado de pecho. Ella venía a recibir tratamiento médico y a vivir conmigo. Y ahora dónde la voy a meter”, dice que se preguntaba.

Jacqueline López con sus dos hijas Noemí LInares de seis años y Alexandra Linares de 1 años están luchando por no ser desalojados ya que las rentas en otros lugares están muy caras. (Aurelia Ventura/La Opinion)

López y su familia llevan seis años viviendo en un de los departamentos, ahora propiedad de Suk Kim y Jung Kim. Por su departamento con tres recámaras, paga de alquiler 1,600 dólares.

“Hemos buscado dónde irnos pero por un departamento con dos recámaras más al sur de la ciudad, piden 2,500 dólares de renta”, dice.

La solicitud de desalojo ha sido muy dolorosa para toda su familia. “Además de que no encontramos nada a un precio accesible, es muy duro para todos. Mi hija mayor no quiere cambiarse de escuela ni dejar a su maestra ni amiguitas. Y con los tratamientos de mi mamá con su cáncer terminal, estamos muy gastados”, asegura.

Los nuevos dueños ya no quieren hacer reparaciones en los departamentos. “Tenemos moho, chinches, cucarachas y ratones”, observa.

Bertha Romero quien vive con sus cinco hijos y su esposo en un departamento de tres habitaciones, agrega que tienen fugas de agua, goteras y son víctimas frecuente de vandalismo. “Yo tengo un cuarto sin ventana desde hace tiempo. A causa de las goteras, las camas se nos han dañado. Tuve que tirar una”, se queja.

Decenas de vecinos que viven sobre el bulevar Exposición están peleando contra el desalojo de los nuevos dueños que quieren remodelar para rentar a estudiantes de USC. (Aurelia Ventura/La Opinion)Ê

Agrega que viven una situación muy difícil porque en todo el sur centro, alrededor de USC están sacando a la gente para rentar más caro. “El pez más gordo se está comiendo al pequeño al desalojarnos, y haciendo a los pobres más pobres”, dice López lamentándose.

Romero completa que su situación es “muy frustrante que a las familias de bajos ingresos no están sacando de los departamentos y no va a ser fácil encontrar dónde irnos”.

Inquilinos de las minorías

Christina Sánchez, portavoz de los comités de justicia del Sindicato de Inquilinos del sur de Los Ángeles y la Asociación de Inquilinos de Exposición, precisa que la mayoría de los vecinos afectados, son latinos y afroamericanos de la clase obrera así como gente mayor y discapacitados.

“Para no afectar su cupón de la sección 8, algunos ya se han ido. A una vecina le dieron 4,000 dólares para salirse, a otra 7,000. Otros se fueron con las manos vacías sin luchar, atemorizados cuando fueron intimidados”, explica Sánchez.

Bertha Romero no sabe dónde podría encontrar vivienda accesible para ir con sus cinco hijos y esposo. (Aurelia Ventura/La Opinion)Ê

Al borde del desamparo

Dice que a la mayoría de los vecinos, les gustaría quedarse con una renta moderada, pero los nuevos dueños quieren aumentos anuales que nadie puede pagar.

Francamente muchos van a terminar en la calle porque no hay opciones para ellos en Los Ángeles. Las rentas y los depósitos que exigen los caseros son muy altas. El promedio de la renta por un departamento de una recámara es de 2,000 dólares en el condado de Los Ángeles”, observa.

Durante meses, los inquilinos de la Exposición han buscado reunirse con los propietarios para negociar rentas razonables pero al no lograron se fueron a hacer protestas en su propio territorio.

Han llevado a cabo demostraciones hasta en la mansión de los nuevos dueños en Buena Park. “Ellos son propietarios de múltiples centros comerciales y gasolineras en todo el sur de California. Compraron los siete edificios cerca de USC a 8.5 millones de dólares”, puntualiza Sánchez.

Los vecinos amenazados con el desalojo hicieron una protesta en la mansión del nuevo dueño de sus departamentos en el sur centro de Los Ángeles. (foto suministrada).

Los inquilinos no han recibido el apoyo que esperaba de su concejal Marqueece Harris-Dawson .

“Apreciamos que nos mandó a sus representantes a que hicieran un reporte sobre las condiciones de los departamentos, pero nosotros necesitamos que públicamente se ponga de lado de los inquilinos y luche contra los desalojos”, subraya Sánchez.

“Él respondió en una reunión que no podía hacer eso. Sin duda que está de lado de los desarrolladores que están comprando como locos los departamentos alrededor del estadio que se construye, la ampliación de USC y el nuevo museo Lucas”, indica.

A través de su portavoz Ashley Thomas, el concejal respondió: “las acusaciones de esa organización son falsas”. Cuando se le pidió que ampliará su respuesta, la vocera respondió tajante, que eso era todo lo que tenían que decir.

La Opinión habló con Joseph Rhee, administrador de PropertyLink Real Estate, Inc quien es el contacto con los propietarios de los edificios Chung Suk Kim y Hae Jung Kim. Rhee dijo que hablaría con ellos y si tenían un comentario sobre el problema, ellos llamarían a La Opinión.

Concejal Marqueece Dawson habla con los vecinos.

Abogados para los inquilinos

Esta semana, el concejal de Los Ángeles, Paul Koretz propuso crear el programa Derecho de los Inquilinos a un Abogado para proporcionar asistencia legal a los inquilinos de apartamentos que enfrenta un desalojo o son acosados por los caseros.

La moción presentada por Koretz pide al personal de la Ciudad desarrollar en 120 días, recomendaciones para desarrollar el programa, incluyendo posibles costos y fuentes de financiamiento.

“Con un mercado de las rentas de apartamentos que está como loco, los desalojos y el acoso se han incrementado”, dijo Koretz.

El estado de los departamentos es deplorable, dicen los vecinos y se quejan de que los caseros no los quieren reparar. (Aurelia Ventura/La Opinion)

“Es sabido que los inquilinos que tienen representación legal están mejor equipados para pelear por sus derechos y menos propensos a ser echados. Pero muchos, especialmente aquellos que no están familiarizados con sus derechos y no saben cómo lidiar con el sistema por falta de recursos financieros y conocimientos, necesitan encontrar representación legal competente oportunamente. A esos pretendemos ayudar con esta propuesta”, enfatizó.

El conteo reciente de desamparados arrojó que casi 10,000 personas experimentaron por primera vez la falta de un techo en 2017. Muchos de ellos estuvieron entre los aproximadamente 30,000 inquilinos de Los Ángeles que recibieron avisos finales de desalojo el año pasado.

En Los Ángeles, las tasas de viviendas de renta vacantes está por debajo del 5% mientras que al mismo tiempo, los alquileres siguen a la alza, los salarios permanecen estancados y el mercado de bienes y raíces presiona para que miles de departamentos con renta controlada sean desalojados para convertirlas en condominios y rentarlos más caros.

“Por mucho tiempo he sentido que ayudar a la gente a mantener sus hogares es una herramienta importante para reducir el desamparo. Si logramos detener algunos desalojos, pienso que podemos completar un par de cosas buenas”, asegura.

La Ciudad de Nueva York creó el año pasado un programa de derecho a abogado para los inquilinos y los votantes en San Francisco aprobaron este mismo programa en la elección primaria de este mes.