Día cero para elecciones históricas en México

Los mexicanos intentan hacer su vida normal mientras escuchan rumores sobre lo que puede ser uno de los momentos históricos de México
Día cero para elecciones históricas en México
Jovenes raperos en Iztapalapa, CDMX.
Foto: Gardenia Mendoza/Impremedia

MÉXICO – Ajenos a su alrededor, un grupo de seis muchachos de entre 16 y 23 años se instalaron a rapear al frente de la explanada la sede delegacional de Iztapalapa, la zona más poblada de la capital mexicana y una de las más violentas, pobres y peleadas por los partidos políticos por el jugoso padrón de votantes que este domingo es llamado a las urnas en una elección histórica que podría favorecer por primera vez  a un candidato de izquierdas.

No me vengas a decir nada/ no me vengas a decir que quieres mi voto/ porque venderlo para mi sería como ponerme botox…

Los jóvenes en lo suyo y los transeúntes que se han detenido a observar sueltan la carcajada: saben que la improvisada rima callejera tiene un profundo trasfondo.

Estos  muchachos son parte de un sector de la población que definirá el rumbo del país de las próximas décadas: o un cambio radical dado que el candidato favorito en las encuestas, Andrés Manuel López Obrador, de la alianza Juntos Haremos Historia, promete una “cuarta revolución‘‘ en México; o una continuidad económica que proponen los aspirantes de las Coaliciones Por México al Frente, Ricardo Anaya, y José Antonio Meade.

Parte de generación de menos de 39 años que suma 56.5 millones de los 89 millones llamados a votar está consciente que hay  grandes problemas en el país que derivan del mismo mal: la impunidad, pero también está harta de que todos los partidos quieran comprar su voto, una práctica que institucionalizó el Partido Revolucionario Institucional (PRI) hace décadas, cuando la democracia clamaba la alternancia, y que la oposición copió cuando tuvo acceso al presupuesto público

Lo dicen con conocimiento de causa. “Ahora mismo andan por aquí buscando a la gente mayor, incluso a gente de mi familia, porque les quieren dar dinero, despensas, pantallas para que voten por ellos: son igual los de la alianza PRD-PAN, los del PRI, los de Morena: todos lo hacen‘‘, sentencia Francisco Caballero, uno de los jóvenes que suelta la bocina para responder a este diario. “Quisiéramos que esto no pasara pero aún pasa‘‘.

La Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) informó que durante el proceso electoral recibió en promedio tres denuncias diarias por diversos tipos de delitos relacionados a la compra y coacción de votos, intimaciones y agresiones a candidatos que se añaden a los 133 políticos  asesinados que registra la consultora Etellekt.

“En México estamos muy lejos del ideal de que todos respetaran el voto libre, que no hubiera agresiones, gasto de dinero en tanta propaganda…“, comenta Susana Reyes, de 37 años, quien busca en la víspera de la elección tener un día normal, salir al parque para ver la clase de baile, las bandas de guerra de los niños, pensar que nada pasará aunque  tiene miedo‘‘.

La ventaja de 20 puntos que arrojan las encuestas a favor del tres veces candidato presidencial López Obrador contrasta con el discurso de los equipos rivales que afirman que las tendencias no son los resultados y hasta que no se vean los resultados de las urnas no se puede cantar ganador. “No sabemos qué puede pasar si no gana el que dijeron que iba a ganar: no queremos sangre, muertos: ya bastante con los que hemos tenido en los últimos sexenios‘‘.

De acuerdo con análisis de politólogos y observadores de violencia, el binomio de inseguridad e impunidad durante los sexenios de Felipe Calderón (del PAN) y Enrique Peña Nieto (PRI) junto con un discurso en contra de la corrupción llevaron a López Obrador, de 64 años, a la cima de las encuestas.

Pero los jóvenes raperos que se encuentran en la delegación están escépticos y en medio de la charla sobre política se dan la vuelta y encienden una bocina para seguir rimando, aunque algunos de ellos siguen en pie con la charla  política: “Yo si voy a votar, pero  sabemos que independientemente de quién gane, México no está preparado para la honestidad‘‘.

Chuc, chuc, chuc. Suena la música. “Todos tenemos un poco la culpa: aquí mismo preferimos ir a comprar la ropa robada porque es más barata entonces  mejor que cambiemos cada uno ‘‘.