Qué debes hacer si tienes senos densos

Qué debes hacer si tienes senos densos

Los resultados de la mamografía de Nancy Cappello salieron normales en 2003. Así que quedó impactada cuando, apenas 6 semanas después, su médico encontró una protuberancia debajo del seno derecho. Tenía cáncer de seno etapa 3 que se había extendido a sus ganglios linfáticos, y su mamografía no lo había detectado.

Cappello descubrió más tarde que ella, junto con entre el 40 y el 50% de las mujeres mayores de 40 años en los Estados Unidos, tienen “senos densos”. Esa es una clasificación que puede aumentar el riesgo de cáncer de seno (como lo confirma un estudio publicado en la revista Radiology a principios de esta semana) y aumentar las posibilidades de que una mamografía no lo detecte. Los senos densos tienen más tejido fibroso o glandular y menos grasa.

Para ayudar a otras mujeres y correr la voz, Cappello lanzó una campaña en Connecticut que ayudó a impulsar una nueva ley en ese lugar en 2009, que requiere que los proveedores de salud informen a las mujeres si su mamografía revela que sus senos son densos.

Actualmente, unos 35 estados han aprobado leyes similares, y alrededor de 6 estados más, además del gobierno federal, están considerando una legislación similar. Esto ha causado confusión para muchas mujeres e incluso muchos médicos, que no están seguros de cómo proceder con esa información.

“Estoy totalmente de acuerdo con que las mujeres tengan más información, pero no hay evidencia que respalde cómo proceder”, dice Karla Kerlikowske, M.D., una médico de atención primaria y profesora de medicina, epidemiología y bioestadística en la Universidad de California, San Francisco.

Aquí te indicamos lo que debes hacer.

Debes saber qué son los senos densos

Tener senos densos es común y, en sí mismo, solo es un factor de riesgo moderado para el cáncer de seno. Mientras que aproximadamente la mitad de las mujeres que se someten a mamografías tienen senos densos, solo alrededor de una cuarta parte de ese grupo tiene un mayor riesgo de desarrollar cáncer que no se detectará con una mamografía, dice Kerlikowske.

No obstante, el riesgo existe.

Por ejemplo, el nuevo estudio de Radiology encontró que de aproximadamente 108,000 mujeres de 50 a 69 años de edad que se habían sometido a exámenes de detección de cáncer de seno entre 2007 y 2015, aquellas con senos densos tuvieron 1.37 veces más probabilidades de tener cáncer de seno que aquellas con senos no densos.

Las mujeres con senos densos también fueron casi 3 veces más propensas a padecer una forma agresiva de cáncer.

Sin embargo, los autores del estudio sí notaron que el riesgo absoluto de que estas mujeres sufrieran cáncer de seno seguía siendo bajo: solo 5 de cada 1,000 mujeres con senos no densos contrajeron cáncer y 13 de cada 1,000 mujeres con senos densos tuvieron cáncer.

Los senos densos contienen muchas más células, tejido conectivo y colágeno que los senos menos densos o “grasos”. Más celdas significa más oportunidades para que una de ellas se corrompa.

Además de incrementar el riesgo, el tejido mamario denso también puede enmascarar lesiones cancerosas en una mamografía. Ese tejido adicional tiene el mismo tono de blanco que las lesiones o tumores en una radiografía, lo que hace que la mamografía en senos densos tenga solo del 62 al 68% de efectividad. Esa es una gran desventaja en cuanto a la efectividad del 85% para las mujeres con senos grasos.

Uno de los problemas con los nuevos lineamientos, dice Kerlikowske, es que no te indican el grado de densidad, solo te dicen si tienes los senos densos. El grado de la densidad sí importa. Cuanto más densos sean tus senos, mayor riesgos tendrás.

“Es como si te dijeran: “Te notifico que eres alto'”, dice Diana Buist, Ph.D., MPH, investigadora científica sénior del Consorcio de Vigilancia del Cáncer de Seno (Breast Cancer Surveillance Consortium) y directora de investigación y asociaciones estratégicas de Kaiser Permanente Washington Health Research Institute en Seattle.

Es una característica de tu fisiología, explica, pero no está claro exactamente cómo podría aumentar tus posibilidades de cáncer y qué puedes hacer con respecto a ese riesgo. 

Qué debes hacer

Algunos estados recomiendan que las mujeres con senos densos busquen someterse a pruebas complementarias por imágenes de los senos, como un ultrasonido o resonancia magnética (MRI). Pero aún así, dice Kerlikowske, no se sabe si las pruebas complementarias por imágenes son más eficaces para detectar cánceres que no se identifican en una mamografía.

El ultrasonido y la resonancia magnética también pueden ser de alto costo y llevar mucho tiempo, dice Kerlikowske.

Cuantas más pruebas de imágenes de seno, mayores son las posibilidades de un falso positivo o de encontrar un problema que no sea clínicamente importante. Esto eventualmente podría someter a una mujer a procedimientos invasivos e innecesarios, como una biopsia de seno, sin mencionar su ansiedad y preocupación. (Para obtener más información, consulta la guía de CR sobre diferentes tipos de pruebas de detección de cáncer de seno).

Entonces, ¿qué debes hacer si tienes senos densos?

En primer lugar, no entres en pánico. Los senos densos por sí solos no son suficientes para aumentar significativamente tus probabilidades de desarrollar cáncer, dice Kerlikowske.  Lo más importante es preguntar a tu médico si puede identificar el grado de densidad de tus senos y luego evaluar tu riesgo general de cáncer de seno utilizando herramientas en línea como la Calculadora de riesgo del Consorcio de vigilancia del cáncer de seno.

Si tienes senos densos y otros factores de riesgo, como antecedentes familiares de cáncer de seno, realizarte pruebas complementarias por imágenes, como ultrasonido o IRM, además de la mamografía, podría ser una buena opción.

“No hay una estrategia claramente definida”, dice Buist. “Sé consciente de tu riesgo personal y comprende dónde te ubicas en el espectro de posibilidades”.

Consumer Reports no tiene ninguna relación financiera con los anunciantes en este sitio. Consumer Reports es una organización independiente sin fines de lucro que trabaja junto a los consumidores para crear un mundo justo, seguro y saludable. CR no apoya productos o servicios y no acepta publicidad. Copyright © 2018, Consumer Reports, Inc.