Empleada de Amazon sufrió varios accidentes en su trabajo y ahora tiene que vivir dentro de su auto

Dos accidentes sufridos dentro de las oficinas de esta compañía en Haslet, Texas, hicieron que Vickie Shannon Allen perdiera todo su patrimonio
Empleada de Amazon sufrió varios accidentes en su trabajo y ahora tiene que vivir dentro de su auto
Vickie Shannon Allen ha divulgado las condiciones en las que algunos trabajan en Amazon.
Foto: YouTube

Vickie Shannon Allen es una mujer de 49 años, quien es empleada de Amazon y que desde hace varios meses vive dentro de su auto, a las afueras de las oficinas de la oficina que la compañía tiene en Haslet, Texas, y todo por culpa, según ella, de las terribles condiciones laborales que la firma ofrece a sus empleados.

Vickie se lesionó por primera vez dentro de esta oficina de Amazon en octubre de 2017, al resbalarse mientras hacía su trabajo, según ella porque las instalaciones no cuentan con un piso apropiado. En aquella ocasión, la gente de Amazon únicamente le proporcionó una almohadilla térmica para que la colocara en su espalda; además, durante varios días condujo por más de 60 millas para llegar a su trabajo y la empresa la regresaba a su casa, tiempo en el que estuvo sin recibir pago alguno.

Luego de recibir una compensación laboral y de acudir a terapia, Vickie regresó a su trabajo en enero de este año, pero para mala fortuna volvió a sufrir un accidente en el mismo sitio en donde le ocurrió lo anterior. Fue hasta el mes de junio cuando finalmente Amazon decidió hacer modificaciones a este sitio para resguardar la seguridad de sus empleados.

Tras su segundo accidente, de acuerdo a declaraciones dadas por Allen a The Guardian, Amazon la quiso obligar a firmar un acuerdo de confidencialidad para que no contara a nadie acerca de sus malas experiencias como trabajadora de Amazon a cambio de $3,500 dólares, el cual se negó a firmar.

Luego de esto, decidió hacer pública su historia, contándole a todo mundo que, irónicamente “trabaja para uno de los hombres más ricos del mundo (Jeff Bezos) y vivo en mi automóvil”, ya que costear sus tratamientos médicos le implicó perder su casa e incluso, pasar varios días sin comer.