La entrada criminal de Rüdiger que casi deja al francés Pavard sin garganta

Alemania y Francia colgaron el cero en el primer juego de la Liga de Naciones de la UEFA

El encuentro entre Alemania y Francia de la Liga de Naciones de la UEFA comenzó con un lamentable ejemplo de juego más que rudo, sucio y fue cortesía del teutón Antonio Rudiger, quien en una de las primeras jugadas del partido mostró el cobre y por supuesto los tachones.

El francés Benjamin Pavard buscaba barriéndose un balón en la línea de meta cuando Rudiger, jugador del Chelsea inglés, le pasó el zapato izquierdo por el cuello hasta en dos ocasiones cargándole todo su peso. El autor del mejor gol del Mundial Rusia 2018 se llevaba las manos a la garganta lleno de dolor, que pronto revelaría a las cámaras en forma de ‘zarpazos de pantera’.

Un ‘recuerdito’ muy caro para el empate a cero con el que terminó el partido.