Nuestra crisis de personas sin hogar es una crisis de vivienda

El aumento en el alquiler promedio ha superado con creces el crecimiento en los ingresos de los arrendatarios durante la última década y media,
Nuestra crisis de personas sin hogar es una crisis de vivienda
Aproximadamente 78% de los residentes de West Hollywood viven en apartamentos, y la mayoría tienen "control de renta".
Foto: Archivo / La Opinión

En los últimos dos años, los angelinos se han movilizado en torno a los esfuerzos para abordar la falta de vivienda, aprobando dos medidas de financiación pública y comenzando a reducir la cantidad de hombres y mujeres que viven en automóviles, carpas de campaña y en las calles.

Lo que ha recibido menos atención es que la crisis de las personas sin hogar está vinculada a una crisis de vivienda asequible, como lo documentó recientemente el estudio Anderson Forecast de UCLA. Esta realidad se refleja en el recuento de personas sin hogar de este año, que encontró a más de 9,000 personas recientemente sin hogar, y un aumento considerable entre las personas mayores de 62 años. De acuerdo con los datos disponibles más recientes, la falta de vivienda asequible y los desalojos son las principales causas por las que los individuos y las familias quedan sin vivienda en la ciudad de Los Ángeles.

En el mercado de hoy con una sobredemanda de alquiler, las familias de bajos ingresos en Los Ángeles están familiarizadas con historias como la de Carolina Rodríguez. Ella vive en un apartamento en la zona no incorporada del Este de Los Ángeles con su esposo, un techador y sus seis hijos. En febrero de 2016, su alquiler aumentó de $1,250 a $2,000 al mes, aún sin que se realizaran renovaciones. Con la ayuda de una organización pro-bono de servicios legales, ella y su esposo han estado luchando contra el aumento desde entonces, aterrorizados de que ella y su familia terminen en la calle.

En términos más generales, encontramos que el aumento en el alquiler promedio ha superado con creces el crecimiento en los ingresos de los arrendatarios durante la última década y media, aumentando casi el doble. Esta divergencia deja a demasiadas familias con la disyuntiva insoportable de tener que elegir entre tener un techo, o pagar por otras necesidades básicas.

Muchas ciudades abordaron un episodio anterior de los crecientes costos de los inquilinos a finales de la década de los 70 y comienzos de la década de los 80 con la promulgación de ordenanzas de estabilización de alquileres, incluyendo la Ciudad de Los Ángeles, Santa Mónica y West Hollywood. Los estudios existentes han demostrado que la política es especialmente útil para los inquilinos veteranos, quienes son desproporcionadamente adultos mayores. Más recientemente, Beverly Hills aprobó una política de estabilización de alquileres que limita los aumentos anuales al 3 por ciento. Los inquilinos en otras ciudades fuera del condado de Los Ángeles como Santa Cruz o National City en el condado de San Diego, tienen iniciativas calificadas en la boleta electoral para establecer un límite de alquiler. El reconocer la crisis también se puede ver en el esfuerzo de la Proposición 10 para derogar a Costa-Hawkins, que se presentará ante los votantes de California en noviembre.

En el Condado de Los Ángeles, la Junta de Supervisores votó el martes 11 de Septiembre sobre una moción de estabilización temporal de alquileres redactada por las supervisoras Kuehl y Solís. La moción pondrá un límite temporal del 3% anual sobre los aumentos de renta en apartamentos multifamiliares construidos antes de 1995 en las zonas no incorporadas del Condado de Los Ángeles. El Departamento de Planificación Regional del Condado calcula que hay casi 57,000 unidades multifamiliares ocupadas por inquilinos en las áreas no incorporadas del Condado de Los Ángeles construidas antes de 1995. Eso significa que la moción brindará protección a aproximadamente 200,000 hombres, mujeres y niños. La moción de estabilización de alquileres temporal del Condado (no el control de alquileres, aunque las personas a veces confunden las dos) es necesaria para proporcionar protección inmediata a los más vulnerables, los trabajadores pobres y aquellos con ingresos fijos, en el mercado de bienes raíces sobrevaluado de hoy.

Al mismo tiempo, debemos encarar la necesidad a largo plazo de aumentar el suministro de viviendas, en particular unidades asequibles. Afortunadamente, hay acción en este frente, que incluye un nuevo compromiso con la zonificación inclusiva, una expansión dramática de las unidades de vivienda complementarias (apartamentos pequeños) y la preservación de viviendas asequibles. Hay otras medidas para ser consideradas por los Supervisores, incluyendo las recomendaciones que el Grupo de Protección de Inquilinos les proporcionó sobre un enfoque a largo plazo para la estabilización de la renta en la junta el mes pasado.

La moción de estabilización temporal de alquileres es, por supuesto, controversial y encontrará cierta oposición. El debate posterior, sin embargo, debe verse como una oportunidad para tener una conversación informada que pueda llevar a un enfoque integral para abordar el problema de las personas sin hogar y la crisis de la vivienda en general.

El profesor Paul Ong es Director del Centro para el Conocimiento Comunitario
en UCLA, Escuela de Asuntos comunitarios Luskin