Trump defiende nueva ronda de aranceles contra China en medio de críticas por guerra comercial

China respondió a EEUU con nuevos aranceles a diversos productos hasta por $60,000 millones

Trump defiende nueva ronda de aranceles contra China en medio de críticas por guerra comercial
Los mandatarios Xi Jinping y Donald Trump.
Foto: NICOLAS ASFOURI/AFP/Getty Images

WASHINGTON — El presidente Donald Trump defendió este martes su nueva ronda de aranceles de un 10% en unos $200,000 millones de productos chinos para castigar las prácticas comerciales de China, en medio de críticas de que su política sólo agrava la incipiente guerra comercial.

Trump recurrió a Twitter para repetir su queja de que China “ha estado tomando ventaja de Estados Unidos en el comercio durante muchos años”, y que sólo él sabe ponerle freno.

“Habrá una represalia económica grande y veloz contra China si nuestros agricultores, rancheros y/o trabajadores industriales son blanco” de más aranceles chinos, advirtió Trump.

Así, Trump repitió su amenaza de más acciones punitivas, que podrían incluir un aumento de los aranceles al 25% en enero próximo, si China se niega a hacer concesiones.

La Administración Trump ya había impuesto en junio pasado aranceles por un 25% a productos chinos por un valor de $50,000 millones, a los que China respondió con aranceles por el mismo valor.

El mandatario argumentó hoy que el gobierno de Pekín ha dicho abiertamente que está intentando afectar las elecciones en EEUU mediante ataques contra los agricultores, rancheros y trabajadores que son “leales” a su Administración.

China respondió a la nueva ronda de aranceles contra miles de sus productos, que entrará en vigor el próximo 24 de septiembre, con su propia serie de aranceles contra alrededor de 1,600 exportaciones estadounidenses por un valor de $60,000 millones.

La represalia de China, mediante aranceles de entre el 5% y el 10% afectará a productos como textiles, computadoras, avionetas, carne, trigo, vino, y diversos químicos, entre otros.

Además, el gobierno chino afirmó que esta nueva ronda de aranceles ha “envenenado” el ambiente de cara a las próximas negociaciones comerciales entre China y EEUU.

La senadora demócrata de Dakota del Norte, Heidi Heitkamp, advirtió de que, por culpa de estos enfrentamientos en la arena comercial, los agricultores en su estado están perdiendo venta de frijol de soya de China, que normalmente es el principal mercado para este producto.

El vaivén de aranceles punitivos, justo antes del arranque de la época de compras navideñas,  no sólo está afectando al sector agrícola sino que también tendrá un impacto en los esfuerzos de recuperación por el huracán “Florence”, debido a un alza en el costo de materia prima.

Durante una conferencia de prensa conjunta con el presidente polaco, Andrzej Duda, Trump reiteró hoy que China “ha tomado ventaja  de EEUU” durante mucho tiempo, y el país asiático “se reconstruyó con tremendas cantidades de dinero” derivadas de su ventaja comercial frente a este país.

“Somos la alcancía del mundo”, se quejó el mandatario, al señalar que “todo el mundo nos ha timado”.

Se calcula que el déficit comercial de EEUU con China alcanzó los $336,000 millones el año pasado.

El secretario de Comercio, Wilbur Ross, trató de minimizar hoy el impacto de la nueva ronda de aranceles, al explicar que la Administración redujo la lista de productos afectados y ha tomado medidas para impedir que los aranceles afecten a las empresas y consumidores.

En declaraciones a la cadena CNBC, Ross dijo que el objetivo de la Administración era buscar la manera de implementar los aranceles para “castigar” a China pero hacerlo de la manera menos dañina posible para la economía estadounidense.

Pero la guerra comercial que Trump promueve con ese y otros países, sin embargo, amenaza con perjudicar a la economía de EEUU y golpeará más el bolsillo de los consumidores, como ya ocurrió con el alza en los precios de las lavadoras fabricadas en China.

Un mapa interactivo que la Cámara de Comercio incluyó en un reciente informe muestra que, a menos que la Administración Trump corrija su sendero actual, 14 estados sufrirán un “daño extremadamente significativo”, incluyendo varios que votaron por Trump en 2016. La guerra comercial, además, pondría en riesgo hasta 2,6 millones de empleos.

En el caso de California, estaría en “riesgo significativo”  un volumen de $8,000 millones en las exportaciones de ese estado.

Se trata de una simple aritmética y regla comercial: ante un aumento en los precios de productos importados,  como en el caso con los textiles, las compañías especializadas en la venta de ropa no tendrán más remedio que pasar el gasto adicional a los consumidores.  Y eso no incluye el costo adicional que afrontarían los consumidores en la compra de accesorios. 

David French, vicepresidente sénior para asuntos gubernamentales de la Federación Nacional de Minoristas (“National Retail Federation”), ha advertido en un programa de la cadena de radio pública, NPR, que las finanzas del hogar sin duda se verán afectadas.

La oposición a los aranceles y la guerra comercial también proviene de organizaciones como “Agricultores por el Libre Comercio”.

Grupos progresistas como “NDN”, afines a los demócratas, han denunciado la política comercial de Trump por considerar que perjudicará a la economía nacional y que, contrario al nacionalismo económico que promueve la Administración, la mayoría de los estadounidenses apoya la liberalización del comercio.