Narcovals, ¿moda o culto a la violencia?

Policías y sicarios irrumpen en las fiestas de quinceañera mexicana
Narcovals, ¿moda o culto a la violencia?
Captura de pantalla del "narcovals" de una quinceañera.
Foto: YouTube

MÉXICO  Lejos de Balada para Adelina o Tiempo de Vals de Chayanne. A miles de años luz del breakdance o el rap que innovaron las fiestas de sus padres, algunas quinceañeras mexicanas han optado por narcocorridos con escenarios violentos de baile para sorprender en la tradicional fiesta cuyos orígenes se remontan a la presentación en sociedad de la niña que se convierte en mujer.

Al menos dos casos de videos reproducidos en redes han llamado la atención en los últimos dos años. En el más reciente, una joven aparentemente del estado de San Luis Potosí (la página que lo promueve es de la ciudad de Matehuala) hace del escenario un show de impunidad como un primer paso del salto de niña a mujer.

Todo comienza con ella al centro hablando por teléfono. De pronto, hombres vestidos de policías federales intenta llevársela detenida, pero un grupo de sicarios enmascarados interviene y entre luces  y sonidos de balazos simulan un enfrentamiento. En medio del zafarrancho la quinceañera escapa de la justicia.

Así se convierte en “la reina”, según se escucha en las bocinas de la fiesta y una vez coronada con el adjetivo un policía regresa y la saca a bailar. “Somos sanguinarios nos gusta matar”, se escucha entre los presentes y los usuarios de Facebook, la red social donde ha sido compartido casi 70,000 veces.

Los comentarios no han sido positivos. Entre ellos se ganó el título del “narcovals” como una expresión más de la apología de violencia, igual que los narcocorridos, las narcoseries y las narcopelículas, pero los analistas del tema no consideren que se trate de una escalada de la penetración del narcotráfico en la sociedad.

“La penetración que hay en la sociedad es una cultura más generalizada de violencia que se manifiesta en varias formas del México actual”,  observó Juan Estrella, académico de la Facultad de Sociología de la Universidad Nacional Autónoma de México”.

En 2007, otra mujer que cumplió 15 años también convirtió su vals de fiesta en un baile son sonidos de balazos y gatilleros encapuchados, similares a hechos reales filmados desde las propias instituciones de seguridad o por testigos anónimo. Los últimos años de violencia en México que se han cobrado la vida de cientos de miles personas han dado material a internet de sobra.

“Los jóvenes tienen formas de adquisición de contenidos más personalizadas que antes y si algo les llama la atención está ahí mismo, pero no se puede decir que un baile sea una escalada de la penetración del crimen organizado en la sociedad, más bien puede ser, en dado caso, una moda que aún no sabemos cuánto tiempo va a permanecer. Quizá prevalezca; quizás no”, agregó Estrella.