¿Cansado en el trabajo? No es el único

La mayoría de los trabajadores necesita descansar más para evitar errores y accidentes
¿Cansado en el trabajo? No es el único
El 31% de los trabajadores dice estar cansado en el trabajo muy a menudo./Shutterstock
Foto: Shutterstock

Si en algún momento ha sentido la tentación de tomar una siesta o ha oído eso de “menos mal que mañana es viernes” en tono irónico un martes mientras llega al trabajo, sepa que no es algo inusual. El 74% de los empleados está cansado en el trabajo.

Y así se lo han hecho saber en una encuesta a la firma de selección de personal, Robert Half, en la que el 31% afirma que nota el cansancio muy a menudo y un 43% admite estar cansado ocasionalmente también. Solo un 2% afirma estar siempre en forma.

Es un problema que puede tener ramificaciones de salud (física y mental) pero que además, y como se señala desde esta empresa, la fatiga es responsables de muchos errores y accidentes que puede ser muy caros. Y dramáticos. Por supuesto, el cansancio se refleja además en la falta de concentración, en la procastinación y el mal humor.

Nada de esto es aconsejable en el lugar de trabajo y se puede minimizar con el establecimiento de horas razonables de trabajo, permitir horarios flexibles, saber si la carga de trabajo de los empleados es demasiado elevada y no esperar que se respondan llamadas o e-mails por la noche o a primera hora de la mañana.

Algo que no menciona esta agencia pero si un estudio de la Reserva Federal de Saint Louis es que los trabajadores de EEUU además trabajan muchas más horas que en Europa y algo menos que en el resto del mundo. El estudio no hace mención a la productividad de unos y otros pero si al hecho de que los altos impuestos en salarios  desalientan el trabajo y en Europa, donde en los años cincuenta se trabajaban muchas más horas que en EEUU, estos eran más bajos pero fueron elevándose hasta que ahora se trabaja menos tiempo.

Los economistas explican que son los altos impuestos sobre la labor lo que afecta de forma más determinante a la oferta de trabajo. Pero además hay una cuestión importante en este sentido de las horas de trabajo que diferencia a los europeos de los estadounidenses: las vacaciones.

El tiempo libre, estar de vacaciones, según se describe en Harvard Business Review, permite que el cerebro piense en positivo, mejore la productividad y las ventas de la persona. “La mayor ventaja competitiva en la economía moderna es un cerebro positivo y comprometido y para ello el cerebro necesita tiempo de descanso periódico para obtener nuevas perspectivas y energía”.

En esta misma publicación se lamenta que la tecnología, en vez de hacernos trabajar menos, facilita trabajar más, incluso cuando se está de vacaciones.

La mayor parte de los países europeos tienen por ley vacaciones de un mínimo de tres semanas por año trabajado. Y eso es el mínimo. En EEUU y de acuerdo a las cifras de la Oficina de Estadísticas Laborales, o BLS,  como media solo se tienen 15 días laborales de vacaciones tras cinco años en un empleo y se llega a 23 días anuales de media cuando se llevan más de 20 años en el mismo trabajo, algo que ocurre en muchos países en el primero.

Y muy pocas personas en el sector privado llegan a saborear tres semanas. Según la BLS, la mediana de años (el punto justo en el medio del más alto y el más bajos) que los asalariados están con su actual empleador es de 4.2 años. En el sector público esta mediana es de 6.8 años pero en el privado es de 3.8, es decir que hay muchas personas que durante años solo tienen dos semanas de vacaciones y en muchas ocasiones ni siquiera las toma enteras o si lo hacen no olvidan la computadora o el celular de la empresa en casa sino que se la llevan consigo.

 

https://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/—ed_protect/—soc_sec/documents/publication/wcms_631509.pdf