‘Que tristeza siento al ver a mis paisanos’

Hondureños en LA reaccionan al ver a sus connacionales en su intento de cruzar la frontera con México
‘Que tristeza siento al ver a mis paisanos’
En la caravana vienen hombres y mujeres adultos, ancianos y niños. / foto: getty.
Foto: La opinion

La comunidad hondureña de Los Ángeles se encuentra consternada después de ver las desgarradoras imágenes del viernes cuando más de cuatro mil hondureños intentaron cruzar la frontera Guatemala-México.

Dichas imágenes muestran la desesperación de las personas, que van desde madres embarazadas y con bebés de meses en brazos hasta ancianos de edad muy avanzada y mutilados en sillas de ruedas.

“Qué tristeza tan grande, tengo mi corazón desecho al ver esa multitud de paisanos hondureños escapando de nuestro país”, dijo Alba Torres, quien vive en Los Ángeles.

Aunque aceptó no conocer su país tanto como hace 25 años atrás, cuando emigró a Estados Unidos, dijo que la corrupción continúa en Honduras y que eso los motivó a huir.

Cynthia Cortéz, cuyos padres son hondureños, señaló estar asombrada del riesgo al que se exponen los viajeros pero dijo entender que el motivo de la gente es buscar una oportunidad de vida.

“Para mí esta claro y es un ejemplo importante que las personas están reclamando la oportunidad de un [mejor] futuro”, dijo Cortéz.

Ella conoce de primera mano el diario vivir de los hondureños ya que en su niñez viajaba constantemente con sus padres al país
centroamericano.

Hondureños inmigrantes intentaron cruzar por tierra y por agua hacia México el viernes. / foto: Getty

El problema va más allá de las maras

Suyapa Portillo, profesora del colegio Pfitzer en Claremont y quien estuvo en Honduras hace poco trabajando en un proyecto, dijo que esta migración va mucho más allá de las maras.

Explicó que, en su opinión, la problemática es principalmente causada por el presidente de Honduras Juan Orlando Hernández, quien ha recibido dinero de parte de Estados Unidos para ayudar al pueblo hondureño y así evitar la inmigración, pero que el mandatario ha decidido invertirlo en la financiación de la policía militar.

“Esta policía militar está también como policía nacional colaborando con los narcotraficantes y el narcomenudeo creando una inestabilidad en el país”, dijo Portillo, quien también es de origen hondureño.

“La gente lo considera [al presidente] como un dictador. No pueden hacer protestas porque disparan bala libre sobre la gente, gases lacrimógenos. Yo pude ver eso”.

Además, la educadora señaló que está ocurriendo un robo enorme al seguro social, no hay educación pública de calidad y el salario mínimo no alcanza para los gastos básicos.

“La gente gana un promedio de 300 dólares al mes y no se encuentran otros trabajos. Los agroexportadores de melón y caña no pagan lo que debe de ser. Entonces la gente trabaja 15 horas al día y no recibe la paga justa”.

Esta es una acusación que comparte el hondureño y activista José Bautista.

“Este es el resultado de las políticas de Estados Unidos hacia Honduras. En noviembre hubo elecciones y todos lo que se están viniendo son los que decidieron un cambio y no se respetó su voto”, dijo el residente de Los Ángeles.

“El 60% del presupuesto de la nación se va a defensa y seguridad. ¿Cómo es que tenemos un buque de guerra y utilizan el dinero para comprar gases lacrimógenos que cuestan hasta 500 dólares?”, cuestionó Bautista. “Ese dinero tiene que invertirse en educación, salud, empleos”.

Los hondureños concuerdan que la única forma de revertir este problema migratorio es que se destituya al presidente actual y se le devuelva la libertad al pueblo hondureño.

Mientras tanto, Portillo dijo que esperarán a ver si México abre sus puertas como lo hizo Guatemala abriendo campus universitarios para que los inmigrantes pudieran alojarse.

“Lo más importante es que México reconozca a los refugiados”, agregó.

Alrededor de la web