‘Soñadora’ aporta su granito de arena para estas elecciones

Aunque su estatus migratorio le impide votar, una joven madre se encarga de promover el sufragio para este martes en su comunidad de Fresno
‘Soñadora’ aporta su granito de arena para estas elecciones
Giselle Gasca, junto a la organizadora Dolores Huerta, se encarga de promover el voto en su comunidad de Fresno. (Suministrada)
Foto: LA OPINION

A pesar de saber que su estatus de indocumentada le iba a impedir votar, Giselle Gasca decidió donar su trabajo durante las elecciones del 2014.

“Empecé tocando puertas como voluntaria para decirle a la gente lo importante que es el sufragio”, dijo la joven, quien es beneficiaria de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA).

Después continuó con dicha labor durante los comicios de 2016 junto a la organización Mi Familia Vota y actualmente, ya como empleada, trabaja para promover el voto en las elecciones del próximo 6 de noviembre.

La joven, de 24 años de edad y quien es madre de una niña de un año, dijo que su trabajo es gratificante ya que aparte de registrar a nuevos votantes, hacer llamadas telefónicas y organizar foros comunitarios también se encarga de contestar las preocupaciones de los votantes de Fresno, una ciudad en el Valle de San Joaquín.

La comunidad latina de esta área es primordialmente de la clase trabajadora.

“Aquí hay mucha gente del campo… Los que trabajan en las empacadoras y también los de construcción”, dijo Gasca.

“Lo que [a ellos] les preocupa es que no hablan inglés pero ellos pueden tener acceso a boletas en español. También hay otros que no saben dónde se encuentran sus casillas para votar”, reconoció.

La joven dijo que ella se encarga de conversar con la comunidad e informarles, de una manera no partidista, para que sepan qué, medidas y proposiciones, vienen en la boleta y qué es lo que ofrece cada candidato.

Giselle Gasca, 24, (izq.) se encarga de registrar e informar a votantes. (Suministrada)

La importancia del voto

Gasca llegó a Estados Unidos como indocumentada cuando tenía 10 años de edad. En 2012 fue de las primeras personas en solicitar DACA y le fue aprobado.

Recuerda que cuando era niña vio cómo su madre y su comunidad estaba siendo ignorada por la falta de servicios.

“Mi mamá es diabética y nunca pudo tener cuidado preventivo. Me di cuenta que este es un problema que pasa en muchas familias de la comunidad”, dijo la joven madre.

Con el paso de los años, agregó, y debido a una falta de cuidado de salud temprana la madre de Gasca perdió la vista —a sus 47 años— y actualmente esta en diálisis.

“Muchas personas me dicen, ‘A mí no me importa la política’ pero aunque no tengan familiares indocumentados yo les digo que voten por los niños porque ellos no se pueden representar y si [los ciudadanos] no votan es como darle su voto a alguien más”, agregó.

“Mi hermana puede votar porque ella nació aquí… Ella vota por todos nosotros en la familia”.

Giselle Gasca junto a su esposo y su hija de un año. (Suministrada)

El esfuerzo de los Dreamers

Ben Monterroso, director ejecutivo de la organización Mi Familia Vota, dijo que la participación de los Dreamers y de la comunidad indocumentada en estas elecciones no es para nada indirecta, como muchos podrían pensar.

“Es una contribución muy importante y es directa porque están hablando con votantes”, indicó.

“Es levantar esa conciencia para los que podemos ejercer el voto y que entendamos que esta participación es importante… La gente que nos necesita nos esta pidiendo que nos hagamos escuchar en las urnas”.

Monterroso dijo que jóvenes como Gasca son una esperanza a su futuro.

“No solo está luchando por ella pero también por su hijita que es ciudadana”.

El director instó a la comunidad ciudadana estadounidense a ejercer su voto asegurando que estas elecciones son críticas.

“Cuando no votas, el mensaje que mandas es que estas de acuerdo con lo que está pasando”, dijo Monterroso. “Yo le digo a las personas: Vota por lo que sepas y por lo que te importa”.

Por su parte, Gasca dijo que la comunidad indocumentada no debe sentirse fuera del juego.

“Yo les digo que se involucren, si pueden registren a cinco o 10 personas para votar y ya hicieron su parte”, dijo la joven Dreamer.

“Manténganse informados, hablen con sus vecinos y díganles que salgan a votar, lleven [en su auto] a las personas que necesitan un ‘aventón’, animen a las personas a votar”..