Exagente del ICE recibe un año de cárcel por ayudar a migrante a ingresar a EEUU

Felix Cisneros Jr. también debe pasar un año en libertad condicional tras cumplir su sentencia
Exagente del ICE recibe un año de cárcel por ayudar a migrante a ingresar a EEUU
ICE está complicando el proceso para patrocinar a menores.
Foto: ice.gov

Un exagente de inmigración fue sentenciado ayer a pasar un año y un día tras las rejas por ayudar a un mexicano con un récord criminal a reingresar ilegalmente al país.

Felix Cisneros Jr.,de 44 años, y exagente del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), también debe servir un año de libertad condicional después de su sentencia, que empieza el 23 de enero.

El residente de Murrieta fue declarado culpable tras un juicio de cuatro días en un tribunal federal del centro de Los Ángeles, de cuatro delitos: conspirar para ayudar y ayudar a la entrada de un extranjero condenado por un delito grave en Estados Unidos, actuar como agente de otra persona en un asunto que afecta al gobierno, falsificar registros en una investigación federal y hacer declaraciones falsas.

Cisneros trabajó en ICE durante 11 años y estaa asignado a la oficina de Investigaciones de Seguridad Nacional en Inland Empire. Ya fue suspendido de manera indefinida en la agencia.

Según documentos de la corte y evidencia presentada durante su juicio, Cisneros acordó ayudar al socio comercial de un amigo suyo – identificado como a Santiago García-Gutiérrez – a reingresar a Estados Unidos después de viajar de la Ciudad de México en septiembre de 2013.

García-Gutiérrez ea un residente permanente de Estados Unidos, pero debido a convicciones previas y una orden de arresto en su contra, no podía entrar al país legalmente.

Mientras trabajaba como agente encubierto que investigaba el lavado de dinero y el tráfico de personas y drogas,

Cisneros fue contactado en 2013 por un miembro de una organización criminal con sede en el sur de California para ayudar al ciudadano mexicano.

En ese momento, García-Gutiérrez trabajaba para el líder del crimen organizado en la industria del petróleo y el gas, y había viajado a México para negociar acuerdos comerciales. Cuando el hombre trató de volver a ingresar a Estados Unidos en julio de 2013, fue detenido en el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles y su pasaporte fue confiscado debido a una orden de arresto por fraude.

La Patrulla Fronteriza también le había quitado su “green card” (tarjeta de residencia permanente) a García-Gutiérrez cuando intentó entrar a EEUU en julio de 2013.
Como parte de la conspiración, Cisneros persuadió a agentes de la Patrulla Fronteriza para que le regresaran el pasaporte a García, se aseguró que le permitieran entrar a Estados Unidos después del viaje de septiembre de 2013 y urgió a la Patrulla Fronteriza para que le permitieran quedarse en EEUU.