Una ley ensombrece las consultas ciudadanas de AMLO

El presidente electo de México anunció nueva consulta que incluye la construcción del polémico Tren Maya
Una ley ensombrece las consultas ciudadanas de AMLO
Andrés Manuel López Obrador, presidente electo de México.
Foto: EFE

MEXICO – El presidente electo Andrés Manuel López Obrador se prepara para una segunda Consulta Nacional Ciudadana en la cual preguntará por 10 programas y proyectos de su nuevo gobierno, entre los que incluye el Tren Maya, aún cuando no salda la polémica por el primer ejercicio en el cual preguntó sobre la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Entre otros vicios, se le acusa de violar la Ley Nacional de Consulta Popular (aprobada en 2014) pues el presidente sólo puede solicitar al congreso la implementación de una consulta cuando ya se encuentra en funciones y acorde al calendario electoral; además, el ejercicio debe ser avalado por la Suprema Corte Justicia de la Nación y organizadas por el Instituto Nacional Electoral. Nada de esto se ha cumplido

Sin embargo, antes de su investidura oficial del próximo 1 de diciembre habrá realizado dos consultas. La primera, el pasado 25 de octubre acerca de si el aeropuerto debería construirse en Texcoco (donde ya llevaba un avance) o en Santa Lucía (donde él proponía). La segunda será el 24 y 25 de noviembre en el que instalará 1,102 mesas de votación.

En esta última preguntará sobre si la gente quiere que se construya el tren Maya como una extensión turística de Cancún;  el tren interoceánico entre Salina cruz y Coatzacoalcos; la siembra de un millón de árboles frutales y maderables en el sureste; programas sociales para acianos discapacitados y estudiantes de nivel medio superior; el derecho universal a la salud así como el plan para conectar a internet gratuito en lugares públicos.

Para organizaciones como las Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo, las consultas son, más bien, “ociosas” porque ya con el voto se dio la confianza a AMLO para tomar las decisiones que considera prudentes; pero, para otros, es un asunto de fondo y forma.  

“Andrés Manuel está haciendo una caricatura de las consultas. Es profundamente irresponsable que se hagan sin que haya una convocatoria formal o una mínima organización”, argumentó el diputado Dante Delgado, representante del partido Movimiento Ciudadano tras diversas denuncias en la primera consulta por la duplicación de votos, la falta de casillas, ausencia de listas oficiales de votantes, supervisores y funcionarios capacitados.

Gustavo Hoyos, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana, argumentó que si bien hace falta escuchar a la voz ciudadana, también “se exige cumplir las reglas de participación con estricto apego a la legalidad” e hizo un llamado a un debate sobre el tema de las consultas.

AMLO no respondió sobre el tema de la violación a ley de sus consultas. En cambio, dijo, se usará el poder de mayoría de su partido en el congreso para reformarla y hacer consultas cada vez que él quiera y que, además sean vinculantes, es decir, que los resultados se acaten obligatoriamente.

“Les digo que en casi todo lo que amerite, vamos a hacer consulta. Vamos a reformar el artículo 35 de la Constitución, para que se haga valer la democracia participativa, para que las consultas sean vinculatorias, que se puedan llevar a cabo consultas y, de acuerdo al resultado, el gobierno tenga que acatar el mandato de los ciudadanos”, adelantó en un video divulgado en Twitter. 

Con la ley actual sólo puede ser vinculante cuando los votantes hayan sido al menos el 45% de los ciudadanos inscritos en la nómina de electores que rebasa los 83 millones; en la primera consulta de López Obrador participó sólo un millón.