Del Monumental a Madrid, todas las sedes que sonaron para la Libertadores

Todo parece indicar que el Superclásico entre River Plate y Boca Juniors para definir al campeón continental se definirá en el estadio Santiago Bernabéu
Del Monumental a Madrid, todas las sedes que sonaron para la Libertadores
Los incidentes del pasado fin de semana impidieron que la final se disputara en el estadio Monumental
Foto: EFE

La final entre River Plate y Boca Juniors se jugará en Madrid. El Santiago Bernabéu, la cancha de Real Madrid, será el escenario para la definición de la Copa Libertadores de América. Allí, en el estadio merengue, se definirá el campeón del fútbol sudamericano. Bien lejos de Buenos Aires y el Monumental tras la decisión de Conmebol, luego de los incidentes con el plantel xeneize el sábado pasado: que el partido no se dispute en la Argentina.

Desde el sábado hasta hoy sonaron varias sedes para recibir el partido. Algunas se ofrecieron y otras estuvieron muy cerca de convertirse en el escenario para la final. Este es el repaso:

Mendoza. El gobernador Alfredo Cornejo fue uno de los primeros en postular su provincia como sede para el partido. “Señores de Conmebol, Angelici y D´Onofrio, les propongo que realicen el partido de la final de la Copa Libertadores de América en Mendoza. La forma sería igual de como se iba a hacer en Buenos Aires, sólo con público de River, garantizando la seguridad del encuentro”, escribió en las redes sociales. Allí, en marzo, el millonario venció al xeneize en la Supercopa Argentina.

Doha. Los millones de Qatar fueron una tentación para la final de la Copa Libertadores. Los vínculos con la Conmebol y Boca a través de Qatar Airways y el Mundial 2022 en ese país dentro de cuatro años eran el atractivo que los impulsó a ver en ese suelo a River y Boca, a quienes, además, los tentaron con una suculenta suma.

Medellín. Colombia parecía ser la sede hasta que apareció Madrid. Una buena parte de los dirigentes de Conmebol querían que la Libertadores se resolviera en suelo sudamericano, pero quedó relegada. El alcalde Federico Gutiérrez ofreció la ciudad y el estadio Atanasio Girardot.

Asunción. Paraguay fue la primera sede con fuerza para la final. Con la sede de Conmebol allí, la cercanía dirigencial era un impulso grande. Sin embargo algunos problemas de seguridad (hace poco, un partido entre Cerro Porteño y Olimpia terminó en escándalo) la terminaron bajando de las candidatas y quedó detrás de Doha y Medellín en la consideración.

Génova. “Nos sentiríamos muy orgullosos de tener clubes importantes como Boca y River en nuestra ciudad dándoles la bienvenida en lo que, de alguna manera, también es su primera casa”, dijo Stefano Anzalone, secretario de Deportes de la ciudad italiana. Génova se ofreció como sede por los orígenes de ambos equipos, cuando miles de personas dejaron ese suelo para viajar a la Argentina.

Miami y New Orleans. Estados Unidos tampoco se quiso perder la oportunidad de ser sede de la final. La buena relación entre Conmebol y Concacaf llevó a ofrecer dos ciudades como escenario de la gran final. La gran cantidad de argentinos en Miami era un atractivo.

Belo Horizonte y San Pablo. Brasil fue otro de los países que se ofreció para albergar la final de la Copa Libertadores, aunque la posiblidad de hacerlo allí quedó rápidamente descartada.

París. A la misma hora que la Conmebol se disponía a comunicar el fallo, algunos medios europeos lanzaron esta última chance, en un carrussel interminable de destinos.