La Víbora: Adiós a la pareja más falsa de México: Peña Nieto y la Gaviota

A nuestra serpiente comentarista del entretenimieto no le se le escapa nadie
La Víbora: Adiós a la pareja más falsa de México: Peña Nieto y la Gaviota
¿Se acabará el matrimonio entre el político y la actriz?./EFE
Foto: Sáshenka Gutiérrez / EFE

Se acabó el sexenio de la mentira. Este sábado será el último día que veremos a la Gaviota y a Peña Nieto en Los Pinos, la residencia oficial de la presidencia en México. No más aventones de manos oficiales, no más rechazos por parte de la primera dama a su marido frente a las cámaras del mundo. No más caras de “no pasa nada” por parte del hombre mejor peinadito del universo cuando su mujer le hace desaires en público.

Todo eso lo vamos a extrañar cuando este fin de semana concluya el mandato presidencial más falso y bobo de México. Se va un presidente que no lee, que habla un inglés de terror, que tiene una hija que llama “prole” al pueblo mexicano, que por tanto que ama las artes se casó con una dizque actriz (perdón pero estoy que no me aguanto la risa).

En fin, fueron seis años de escándalo tras escándalo, empezando con el de la infame casa blanca, que la Gaviota dice que compró con sus ahorritos de toda la vida, hasta los viajes que hicieron los hijos de la pareja a Beverly Hills para comprarse baratijas de unos cuantos miles de dólares.

Créanme que de ahora en adelante todo será muy aburrido en Los Pinos. Ya no podremos ver los atuendos que usarán las hijas de la Gaviota y de Peña Nieto en eventos públicos. Imagínense que cuando las hijas de la actriz eran unas equis cualquiera, no salían de Gap o de Forever 21. Y nomás se convirtieron en hijas de la primera dama y iban solo a boutiques exclusivas o mandaban a hacer sus vestidos con diseñadores famosos.

Cuando las criticaron por andar de gastalonas, salió a defenderlas el papá, El Güero Castro, un productor mediocre de Televisa, que porque según él él era quien les compraba la ropa a sus hijas. Sí, esos abrigos de 5 mil dólares seguramente los pagaba él. Si así hubiera sido, ni con el sueldo de seis meses.

Quisiera decir que se les acabó la fiesta, pero con todo lo que se llevan los presidentes en México, seguramente toda esa familia seguirá con el mismo tren de vida. Solo que me queda un duda: por lo que se ha visto últimamente, la relación entre Peña Nieto y la Gaviota está peor que de costumbre. Los ridículos y melosos mensajes que se mandaban a través de las redes sociales ya no tienen el mismo tono.

¿Eso querrá decir que ese matrimonio está al borde del colapso? Imagínense que si Juan Soler y Maki se separaron, ¿qué se puede esperar de la muy pronto expareja presidencial? Pero volviendo a la duda, ¿quién se quedará entonces con la casa blanca? Si es dizque de Angélica Rivera, será que dejará a Peña Nieto en la calle? Eso pronto lo sabremos, ya lo verán.