Jugadores de Boca están hartos del escándalo que rodea a la final de la Libertadores

La gran final del torneo de clubes de la Conmebol ha hecho más ruido afuera que adentro de la cancha
Jugadores de Boca están hartos del escándalo que rodea a la final de la Libertadores
Carlos Tevez, delantero del Boca Juniors a su llegada a Madrid.
Foto: Kiko Huesca / EFE

MADRID, España – Los jugadores de Boca Juniors ya están hartos de todo lo que ha rodeado a la Final de la Copa Libertadores, pero no hay forma que el Superclásico deje de tener más ruido fuera que dentro del campo.

Mientras que los futbolistas xeneizes han arribado y entrenado en el Santiago Bernabéu para la vuelta de la llave, sus directivos estuvieron al pendiente de la apelación de la decisión de la Conmebol sobre si se le daba o no en la mesa el título a los bosteros.

Boca podría acudir al Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) y buscar el campeonato, aunque mucho dependerá del resultado de este domingo.

“Es una sensación rara jugar una Final de Libertadores en el Bernabéu”, reconoció Carlos Tevez al charlar con la prensa, “ya cansa hablar de todo lo que pasó. Creo que es importante tener la cabeza bien puesta y tratar de enfocarlo lo más rápido posible. Para nosotros, los jugadores, es raro jugar una Final en España. Es difícil enfocarse en un partido”.

Su afición tampoco se salvó de la polémica. Maximiliano Mazzaro, exlíder de “La 12” fue deportado por las autoridades españolas por ser uno de los 3,500 barristas que tiene “derecho de admisión”, prohibición argentina para acceder al estadio.

El actual líder de la agrupación Rafael di Zeo, quien también tiene la restricción argentina, obtuvo el aval de la justicia de su país para viajar, pero decidió no hacerlo.

“Es importante el ejemplo que da España para esas cosas con mano dura. Nosotros también la necesitamos y es importante que España dé el ejemplo y nosotros lo tomemos”, consideró Tévez.