Una mujer se convierte en el primer “cadaver digital”

La mujer donó su cuerpo al campus médico de la Universidad de Colorado Anschutz para ayudar a los estudiantes

Sue Potter, madre de dos hijos que murió de neumonía a los 87 años en 2015, fue póstumamente congelada y cortada rápidamente en 27,000 delgadas láminas, que fueron cuidadosamente conservadas durante tres años, luego digitalizadas para enseñar a los estudiantes.

En el año 2000 se le dijo que le quedaba un año de vida, por lo que decidió donar su cuerpo para el estudio una vez falleciera. Pero acabó viviendo 15 años más.

Durante todo este tiempo, Sue registró todo sobre su vida, describiendo su estilo de vida, sentimientos, dolores…etc. para que los estudiantes en los próximos años puedan entender a la mujer detrás de los registros médicos que están leyendo.

Para acceder al proceso, solicitó ver la sierra que la cortaría, la nevera donde se almacenaría y el alcohol polivinílico que se derramaría sobre su cuerpo antes de que se seccionara.

También solicitó que la cortaran con el sonido de la música clásica a todo volumen, rodeada de rosas.

Ahora que se ha completado el proceso, National Geographic revela el trabajo minucioso, las emociones, y las relaciones, detrás de esta hazaña científica.

Sue creció en la Alemania nazi, abandonada por sus padres que se mudaron a Nueva York y la dejaron con sus abuelos, según le contó a National Geographic.

Luego ella también emigró a Nueva York desde Alemania, después de la Segunda Guerra Mundial. Allí conoció y se casó con su esposo, un hombre con un nombre curioso, Harry Potter, en 1956 y tuvo dos hijas.

Más tarde se mudaron a Colorado, cuando Harry se retiró. No está claro qué le sucedió a Harry, ni cómo Sue se separó de sus hijas, pero a la edad de 73 años en 2000, Sue estaba sola.

En cuanto a la salud, ella había soportado mucho en sus siete décadas. Sue tenía diabetes, había tenido melanoma, cáncer de mama y se había sometido a varias cirugías.

En el 2000, cuando pensó que le quedaba un año más de vida, leyó un artículo sobre el proyecto de Simulación Humana de la Universidad de Colorado y su innovador proyecto Visible Human.

Financiado por los Institutos Nacionales de Salud, el equipo había embalsamado y congelado los cuerpos de un hombre (un condenado a muerte de 39 años, Joseph Paul Jernigan, en 1993) y una mujer (de 59 años que padecía enfermedad cardíaca), que luego se cortaron y digitalizaron con el propósito de educar a los estudiantes de medicina.

Ella ha sido otro de los objetos de estudio de este programa.