Liverpool suma su séptimo triunfo enfila y Raúl Jiménez se va en blanco

Los Reds se imponen a Wolverhampton y se mantienen como líderes de la Premier League
Liverpool suma su séptimo triunfo enfila y Raúl Jiménez se va en blanco
Raúl Jimenez (Wolves) disputa el esférico con Virgil van Dijk (Liverpool)
Foto: Getty Images

El Liverpool no falló y seguirá una jornada más al frente de la clasificación de la Liga inglesa, tras encadenar su séptima victoria consecutiva al imponerse este viernes por 0-2 al Wolverhampton con los goles del egipcio Mohamed Salah y del holandés Virgil van Dijk.

Un triunfo que ejemplificó el paso hacia adelante dado este curso por los de Jürgen Klopp con respecto a las pasada campaña, en la que los “reds” alternaban en cada partido momentos de brillantez con otros de una absoluta falta de atención, especialmente en defensa, que convertían cada encuentro del Liverpool en una incógnita.

Desatenciones que el Liverpool parece haber desterrado esta temporada, gracias, entre otros factores, a la llegada del centrocampista brasileño Fabinho, que aporta el equilibrio y el rigor en la medular que tanto echo de menos el equipo de Klopp el pasado curso.

Hecho que permitió a los “reds” sobrevivir al buen arranque de partido del Wolverhampton, que liderado por un hiperactivo Adama Traoré, dispuso de tres peligrosos acercamientos en el primer cuarto de hora de juego.

Especialmente una llegada desde la segunda línea del marroquí Romain Saïss, que tras plantarse con el balón controlado en el área no supo batir al portero brasileño del Liverpool Alisson despejó con muchísimos apuros.

Quien no falló fue el Liverpool que no desaprovechó su primera oportunidad para adelantarse en el marcador a los 18 minutos con un tanto de egipcio Mohamed Salah, que ya suma once dianas en el presente campeonato liguero.

Pero si excelente fue el golpeo de Salah, no menos sobresaliente fue el pase de Fabinho, que abandonó su posición de ancla para aventurarse, tras dibujar una pared con el senegalés Sadio Mané, hasta la línea de fondo y poner un balón medido para que el egipcio firmase el 0-1.

Un gol que pareció acabar con el ímpetu ofensivo del Wolverhampton, que pese al empeño del lateral irlandés Matt Doherty, el más incisivo de los locales, fue poco a poco sucumbiendo ante el dominio del Liverpool.

Control que se agudizó en la segunda mitad en la que el Liverpool sentenció la contienda con el gol del central holandés Virgil van Dijk, que estableció el definitivo 0-2 a los 68 minutos al rematar de cabeza un centro de Salah. Marcador que premió la superioridad de un Liverpool, que si bien no mostró su versión más brillante en su visita al estadio Molineux, si escenificó la madurez alcanzada por un equipo que en las dieciocho jornadas disputadas, tan sólo ha concedido tres empates.

Estos números permiten a los de Jürgen Klopp afrontar el extenuante calendario navideño de la “Premier League” con una ventaja de cuatro puntos sobre el Manchester City, el segundo clasificado, que recibirá mañana, sábado, al Crystal Palace en el Etihad Stadium.