Sangrado nasal: ¿qué hacer cuando se tiene una hemorragia?

Es importante saber qué hacer cuando te sangra la nariz y conocer las razones de por qué sucede

Sangrado nasal: ¿qué hacer cuando se tiene una hemorragia?
Foto: shutterstock

La nariz es una parte sensible del cuerpo, debido a que contiene una gran cantidad de vasos sanguíneos, cuyo propósito es calentar y humedecer el aire que estás respirando. Debido a que estos vasos se encuentran cerca de la superficie, son propensos a que se rompan.

El sangrado nasal resulta en perder sangre del tejido que cubre la nariz. Aunque por lo general el sangrado ocurre en una de las fosas nasales, a veces este se produce en ambas.

Sangrado nasal1
Foto: Shutterstock

Ahora bien, ¿son peligrosos los sangrados? En ocasiones sí. Según el portal es.familydoctor.org, la población adulta es más propensa a los sangrados nasales. De hecho, algunas de estas hemorragias ocurren en los grandes vasos ubicados en la parte posterior de la nariz.

Este tipo de hemorragias suelen ser peligrosas, y ocurren por lo general después de una lesión. En el caso de los adultos, este tipo de sangrado ocurre debido a padecimientos como la alta presión arterial, o aterosclerosis, o si se padece de un trastorno hemorrágico.

En casos de accidentes, las hemorragias nasales son señales de un derrame interno. Un fuerte golpe en la nariz practicando alguna actividad deportiva también puede provocar un sangrado. En estos casos, así como en muchos otros, si el sangrado no se detiene después de 20 minutos será necesario recurrir a un centro médico.

La causa más común del sangrado de nariz es la mala costumbre de hurgarse la nariz. Muchas veces la cavidad nasal está reseca, y al hurgarla, el roce puede romper las paredes nasales, provocando el sangrado. Otras causas frecuentes, como ya se ha mencionado, son las lesiones, golpes en la nariz; y en el caso de los niños, además de hurgarse, pueden romperse las fosas nasales insertando pequeños objetos en ellas.

Las hemorragias se pueden prevenir siguiendo los siguientes consejos:

  • Cortarse las uñas con frecuencia. Sobre todo, hacerlo con los niños, para evitar que se hurguen y se rompan las fosas nasales.
  • Debido a que el consumo de cigarrillo produce resequedad en la nariz, para evitarlo es preferible dejar de fumar.
  • En invierno, el uso de la calefacción también produce resequedad, por lo que es importante contrarrestar sus efectos con un humidificador en la habitación, sobre todo por las noches.
  • Abrir la boca al estornudar. Al hacerlo por la nariz, los vasos sanguíneos se pueden romper comenzar a sangrar.

Si presentas una hemorragia, sigue las siguientes instrucciones:

Siéntate, e inclina la cabeza a la altura del corazón. La creencia popular es que se debe levantar la cabeza y echarla hacia atrás. Esto provocará que la sangre baje por la garganta, y pueda obstruir las vías respiratorias o irritar el estómago.

Una vez con la cabeza inclinada, usa los dedos índice y pulgar para presionar la zona blanda de la nariz, que se encuentra entre el extremo y la parte huesuda. La presión debe durar de 5 a 10 minutos.

Si el sangrado continúa después de esto y llega a durar 20 minutos, entonces es necesario que acudas a un centro médico.

Las hemorragias nasales pueden ser una molestia. Sin embargo, si sabes cuidarte podrás evitarlas y ayudar a cualquier persona, sobre todo a los niños, a controlarlas.