La Víbora: Silvia Pinal y sus muchas cirugías plásticas

A nuestra serpiente comentarista del entretenimiento no se le escapa nada ni nadie
La Víbora: Silvia Pinal y sus muchas cirugías plásticas
Si fuera ella, ya hubiese demandado a los cirujanos./Archivo
Foto: Agencia Reforma

Hace unos días tuve una pesadilla horrible. Soñé que una mujer horrenda me perseguía por todo Los Angeles y que cuando intentaba matarla le pasaba lo que a los zombies: estaba como si nada porque no podía acertar a darle una puñalada en el cerebro.

La culpa de este terrible sueño fue de Silvia Pinal. No se rían, es en serio. Todo porque antes de la pesadilla la vi en la tele y la verdad es que sí me causó terror. ¿La han visto últimamente? De verdad que esa señora está para sacarle un susto al miedo. Decir que está fea es poco. Y no, no tiene nada que ver que tenga 150 años. O que esté medio gordita (¿o gordota?) Más bien el problema es que en lugar de ayudarle, le han hecho mucho mal las 3,456 cirugías que se ha practicado. Bueno, no quiero ser tan exagerada, pero por lo menos sí se ha metido cuchillo unas 2,363 veces, no me van a decir que no.

Alguien me dijo una vez que esa señora es eterna, que nunca se a morir. Y puede que sea cierto. ¿Eso significa que seguirá reestirándose los cueros y pretendiendo que no aparenta los 150 años que tiene? Quien sabe, lo que sí sé es que si yo fuera ella ya hubiera demandado a los doctores que me practicaron las operaciones de la cara.

Decirles que es un esperpento es poco. La pobre mujer tiene el rostro lleno de bolas, pero bolas deformes. Y eso que cuando la vi estaba maquillada, así que imagínense cómo se verá sin gota de pintura en la cara. Ahí sí que mejor que la contraten en algún parque temático para Halloween; sería la sensación del evento, se los aseguro. Imagínensela haciendo un show junto con Cirugía Méndez. ¡Huy, qué terrorífico!

Pero ahí no para la cosa. ¿Han visto a Alejandra Guzmán, la hija de Pinal, recientemente? Sin duda sigue los pasos de su madre. Implantes en los pómulos, inyecciones en los labios, botox por todos lados. Me pregunto si no aprendió la lección cuando casi pierde la vida luego de haberse sometido a una operación patito para aumentarse los glúteos.

Y la hija, Alejandra Guzmán, va por el mismo camino de las muchs cirugías./Archivo

¿De verdad es tanta la obsesión por verse dizque hermosas? ¿Cómo se verán cuando se ponen frente a un espejo? Porque dicen que los espejos no mienten, pero yo creo que en este caso tienen el espejo del cuento de Blanca Nieves, que siempre les dice que ellas son las más bonitas del mundo.

En el caso de la rockera yo ya hubiera demandado al cirujano porque la dejó igualita a las calacas que salen en la película “Coco”. Decenas de memes que circulan por la internet son testigos. A ese paso, ¿se imaginan cómo estará cuando tenga la edad de la mamá?