Lobos salvajes y adolescentes problemáticos se unen en una terapia sanadora única

La iniciativa Wolf Connection fue fundada en 2009 por Teo Alfero

Para muchos de los adolescentes conflictivos, provenientes de familias desestructuradas, el Programa de Empoderamiento Juvenil de Wolf Connection es su última oportunidad; han sido expulsados ​​de la escuela, o han estado en pandillas, entrando y saliendo de hogares de acogida.

Los lobos y los humanos tienen un vínculo que viene de antaño, pero generalmente enmarcado por el miedo y el conflicto. Wolf Connection, al norte de Los Ángeles, trata de empoderar y sanar a los jóvenes al juntarlos con lobos y perros lobo.

Cuando la líder del programa, Amanda Beer, les pide a los niños una sola palabra para describir sus fortalezas, los que tienen la lucha exterior más difícil, se inquietan y se ríen, como podemos escuchar en un reportaje la radio pública americana.

Entonces ella les explica que los lobos nunca dudan de sí mismos. Y siempre se protegen así mismos. Así puedensuperar sus problemas, sus traumas, porque son animales que también han sido abusados.

En el transcurso del programa de ocho semanas, los adolescentes interactúan estrechamente con los lobos y los perros lobo, formando un fuerte vínculo, según Beer. Comienzan a creer que si los lobos pueden curarse, ellos también pueden hacerlo. “Empiezan a pararse más erguidos”, dice ella. “Vienen con una sonrisa y quizás incluso un abrazo o se ríen y te cuentan una historia. Los vemos pasar, superarse”.

Cerca del final del programa de dos meses, el grupo se reúne en un círculo de intercambio por última vez.